Buscar

Vargas subraya la importancia de los médicos para analizar quién puede o no conducir

EFE
12/03/2008 - 1:38

Toledo, 12 mar (EFE).- El fiscal especial de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha subrayado hoy la importancia de que los médicos participen en la prevención de accidentes de tráfico a través, entre otros aspectos, del análisis de "quién puede y quién no puede conducir" entre los enfermos mentales y los ancianos.

Vargas ha sido el primer ponente del curso sobre la atención sanitaria en los accidentes de tráfico que hoy se ha iniciado en Toledo organizado por la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario, y la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (AESLEME).

El curso, de 200 horas de duración repartidas durante un año, ha sido inaugurado por la presidenta de AESLEME, Mar Cogollos; el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Roberto Sabrido, y el director general de Tráfico, Pere Navarro.

Navarro ha planteado que Toledo, que ya es referencia en la atención a las víctimas de accidentes a través del Hospital Nacional de Parapléjicos, se situará "probablemente" también como referencia en la prevención de accidentes gracias a este curso, que es el "más completo" que hay en España en materia de seguridad vial.

Así se lo ha propuesto el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Roberto Sabrido, quien ha prometido el esfuerzo del Ejecutivo regional por convertir Parapléjicos en centro de referencia nacional e internacional en la prevención de accidentes.

En su ponencia, Bartolomé Vargas ha incidido en que los sanitarios "tienen un territorio enorme" para prevenir accidentes y ha resaltado la "ignorancia" que existe en la sociedad respecto a la influencia del consumo de alcohol y drogas en la conducción o sobre cómo actuar en caso de accidente.

Asimismo, ha planteado el papel de los médicos a la hora de determinar "quién puede y quién no puede conducir", sobre todo en lo que respecta a enfermos mentales, pues "hay que delimitar aquellos casos en los que son necesarias cautelas, exigencias", o las personas mayores, que en ocasiones sufren "falta de información, de cultura, de educación" sobre cuándo debe o no debe coger un coche.

Vargas ha apuntado la importancia de estudiar las causas psicológicas de los accidentes de tráfico y sobre la existencia de tipos "violentos" al volante, que son potenciales infractores.

En cuanto a la atención posterior al accidente, ha subrayado que, además de la primera asistencia sanitaria, los profesionales tienen una labor esencial en la valoración "justa" de las lesiones y la atención psicológica.

En cuanto a las lesiones, el fiscal general ha planteado que el baremo de indemnizaciones para las víctimas se debe modificar en esta Legislatura "porque es absolutamente insuficiente".

El fiscal ha manifestado que, a pesar de su cargo, cree más en la educación que en el derecho penal a la hora de combatir los accidentes de tráfico, lucha que implica un cambio cultural: sustituir la complicidad que existe entre los conductores como potenciales infractores por una complicidad como potenciales víctimas.

Al igual que hizo el año pasado en su visita al Hospital de Parapléjicos, Vargas ha apostado por que las condenas impuestas a los conductores se puedan sustituir por trabajos en beneficio de la comunidad en centros sanitarios donde haya contacto con víctimas de siniestros viales.

Contenido patrocinado

Otras noticias