Buscar

Extremadura.-Dos comisiones mixtas gestionan el traspaso de los psiquiátricos a la Junta antes del 30 de junio

1/04/2008 - 14:00

Los más de 800 trabajadores de estos dos centros mantendrán sus retribuciones económicas y "no habrá movilidad geográfica"

MÉRIDA, 1 (EUROPA PRESS)

Dos comisiones mixtas gestionan desde hoy el traspaso de los hospitales psiquiátricos de Mérida y Plasencia, actualmente dependientes de las diputaciones provinciales, a la Junta de Extremadura, que deberá ser una realidad antes del 30 de junio de este año.

Las comisiones mixtas fueron constituidas hoy gracias a un convenio de colaboración que se firmó entre la consejera de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura, María Jesús Mejuto, y los presidentes de las diputaciones de Cáceres y Badajoz, Juan Andrés Tovar y Valentín Cortés, respectivamente.

Así, las dos comisiones mixtas de traspaso estarán presididas por el secretario general de Administración Pública e Interior, Francisco García Peña, y en cada uno de los dos órganos estarán representados a partes iguales la Junta de Extremadura y la Diputación de Cáceres o Badajoz, según sea el caso.

Una vez creadas, estas dos comisiones tendrán como función "determinar cómo se efectuará el traspaso de las competencias de los hospitales psiquiátricos a la Junta de Extremadura", explicó la consejera de Sanidad, quien añadió que estos órganos estudiarán "los medios personales, económicos y materiales del servicio, así como la valoración de su coste efectivo".

Los acuerdos a lo que llegue cada una de las comisiones serán elevados en forma de propuesta a la Junta de Extremadura para su aprobación, explicó Mejuto.

La primera de las reuniones de estas nuevas comisiones se celebró tras la firma del convenio de constitución, y en ella según explicó la consejera, se fijará el calendario de trabajo de estos órganos, aunque "la idea es que todo esté listo para el 30 de junio", apuntó la consejera.

TRABAJO COMPLEJO Y MINUCIOSO.

María Jesús Mejuto reconoció que se trata de un "trabajo complejo, detallado y minucioso" y que en él están implicadas varias administraciones, en un proceso que afecta a más de 800 trabajadores entre los dos hospitales, y alrededor de unos 800 enfermos aproximadamente.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Cáceres, Juan Andrés Tovar, agradeció el "interés" mostrado por la Junta de Extremadura para que estos hospitales, que son "competencias impropias" de las instituciones provinciales, puedan "pasar definitivamente a la Junta, que está más capacitada para gestionar este tipo de centros".

Añadió Tovar que este traspaso se hace "por y fundamentalmente" para los enfermos ingresados en estos hospitales, "para que estén mejor atendidos y para que una consejería que sabe realmente de esta problemática, sea la que se encargue de esta gestión", explicó.

En cuanto a los trabajadores, el presidente de la Diputación de Cáceres les lanzó un mensaje tranquilizador, asegurando que "seguirán teniendo al menos las retribuciones actuales, y no habrá movilidad geográfica salvo cuando ellos así lo soliciten", resaltó.

Tovar aseguró que todavía quedan "unos flecos económicos" por resolver, aunque a su juicio "no tendrán mayor importancia, porque entre las administraciones, y más aún siendo del mismo signo político, llegarán a un acuerdo sin problemas", dijo.

MEJORAR LA CALIDAD DE LA ATENCIÓN.

Posteriormente tomó la palabra el presidente de la Diputación de Badajoz, Valentín Cortés, explicó que con este traspaso se pretende que "se mejore la calidad de las personas que allí están y de los servicios que se le prestan", y en sentido mostró su convencimiento en que la Junta de Extremadura "tiene la capacidad de hacerlo mejor que las administraciones provinciales", dijo.

Además, el desprenderse de la gestión "impropia" de los hospitales provinciales permitirá a las diputaciones "dedicarse a lo que mejor saben hacer, y es que los servicios básicos lleguen a los ciudadanos de las pequeñas poblaciones con la misma calidad que una población grande", dijo.

Finalmente, Cortés mostró su convicción de que la comisión "va a cumplir con los plazos previstos" para el traspaso de estos hospitales psiquiátricos, lo cual a su juicio "es una buena noticia", resaltó.

PLAN DE SALUD MENTAL.

Una vez que la Consejería de Sanidad y Dependencia asuma la gestión de los dos hospitales psiquiátricos, aclaró Mejuto que los pacientes "no van a desaparecer de los psiquiátricos de un día para otro".

Así, explicó que el 25 por ciento de los pacientes son "agudos", y por tanto serán tratados en las unidades de agudos que se irán abriendo en los hospitales de la región, mientras que los enfermos de "carácter crónico", que son otro 25 por ciento, serán cuidados en centros residenciales que también irán construyendo el Gobierno regional a lo largo de esta legislatura.

Finalmente, explicó que aquellos pacientes con trastornos mentales "pero que están estabilizados y que pueden llevar una vida más o menos normal", la "tendencia" será a la reinserción social y serán atendidos en centros y pisos tutelados.

Contenido patrocinado

Otras noticias