Buscar

Galicia.- El TSXG condena a Sanidade a indemnizar con 10.000 euros a una mujer que tardó más de tres años en ser operada

1/04/2008 - 19:47

La afectada considera la sentencia un precedente para que otras personas a las que les haya ocurrido lo mismo "lo sigan intentado"

PONTEVEDRA, 1 (EUROPA PRESS)

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) condenó a la Consellería de Sanidade a indemnizar con 10.000 euros a una mujer que tardó más de tres años en ser operada. La sentencia confirma que fue una cadena de errores al programar una operación de hipertiroidismo la causa de que la intervención quirúrgica de Soledad Vence Lago se demorara este tiempo, con graves consecuencias para su salud.

De este modo, la justicia le da ahora la razón al fallar contra la desestimación por silencio administrativo de la reclamación que había presentado en su día ante el Sergas y declarar la responsabilidad patrimonial de la Administración en su caso.

"Es muy importante para mí porque pudimos demostrar que yo no mentía y aunque soy alguien muy pequeño luchando contra la administración es importantísimo que no caiga todo en saco roto", argumentó Soledad Vence al conocer la resolución. Por ello, consideró que "no deja de ser un ejemplo para que otras personas a las que les ocurra lo sigan intentado".

BAJA LABORAL.

Al margen de las posibles secuelas que le provocaron los tres años y medio de espera para ser operada, permaneció impedida para ejercer sus tareas durante 1.139 días (más de tres años), con el consiguiente perjuicio económico.

Por ello, la demandante también exigía a Sanidade una indemnización total de 52.177 euros, al considerar que los perjuicios a su salud motivados por las continuas demoras y cambios de medicación y tratamiento fueron la causa que provocó su baja en el trabajo.

Sin embargo, en el juicio no se pudieron aportar pruebas que relacionaran su estado de salud con la baja laboral. "No me puse mal por entrar en la lista de espera sino por el cambio de tratamiento que me dieron", sustentó Soledad Vence que, con todo, se muestra satisfecha con la resolución del TSXG.

CADENA DE ERRORES.

Los hechos denunciados por Soledad Vence se remiten al año 2000, cuando, afectada por la enfermedad de Graves Basedow (hipetiroidismo) fue citada para someterse a una intervención quirúrgica en el plazo de 180 días.

El tiempo discurría pero la operación no llegaba, por lo que en septiembre de 2002, dos años después de su inclusión en la lista para ser intervenida formuló una queja por escrito ante el servicio de Atención al Paciente por la importante demora.

La Administración le contestó por escrito con una disculpa y le indicaron que la llamarían lo antes posible. No obstante, y en contradicción con lo anterior, también reconocían que se había producido un error administrativo por el que había sido dada de baja en las listas de espera y que fue rectificado al día siguiente.

El 31 de octubre de 2003, 38 meses depuse de que la paciente entrase en lista de espera para ser operada, acudió a una revisión en Endocrinología del CHOP, donde un médico de este servicio emitió un diagnóstico en el que señalaba que Soledad Vence no tenía ninguna contraindicación para someterse a cirugía y le aconsejaba reiniciar el tratamiento con antitiroideos.

Finalmente, el 19 de abril de 2004 Vence fue ingresada para su operación, que se realizó el 20 de abril de 2004. Terminaba así un vía crucis por consultas y servicios médicos propiciado únicamente por una sucesión de errores.

CALIDAD DE VIDA MERMADA.

Desde el año 2000 la recurrente ha acudido a su médico de cabecera en numerosas ocasiones y su calidad de vida se vio mermada de forma considerable.

En el prolongado el periplo previo a su operación se ha visto obligada a repetir hasta en seis ocasiones las pruebas analíticas y anestésicas preoperatorias.

Por todo ello, interpuso recurso contra la desestimación presunta de la declaración de responsabilidad patrimonial del Sergas por la defectuosa prestación sanitaria, reclamando una indemnización de 52.177 euros. La sentencia emitida ahora por el TSXG es firme y las dos partes en litigio expresaron su voluntad de no recurrir

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora