Buscar

Unos cuatro millones de personas en España sufren migrañas con alto grado de incapacidad, según expertos

14/04/2008 - 15:12

El dolor de cabeza hace que se pierdan 20 millones de jornadas laborales y 2.000 millones de euros cada año

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

En torno a unos cuatro millones de personas en España, el 12 por ciento del total de la población, sufren migrañas con un alto grado de incapacidad, de los que la mitad viven "absolutamente condicionados" por la enfermedad, según destacó la presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefalea (AEPAC), Elena Ruiz de la Torre, en el marco del Congreso Internacional de Pacientes con Cefalea celebrado estos días en Madrid.

Asimismo, la cefalea tensional --el más común y menos grave de los dolores de cabeza-- la padece el 70 por ciento de la población mientras que la cefalea crónica diaria afecta al 5 por ciento de la población, motivado por "el mal uso o abuso de analgésicos, o por un mal tratamiento".

Sin embargo, De la Torre remarcó que la sociedad en general no percibe la migraña como una enfermedad "crónica, desesperante y discapacitante", a pesar de que, de no atajarse la crisis a tiempo, puede durar entre 4 y 72 horas, informó la AEPAC en un comunicado.

Ante estos datos, el vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN), Jesús Porta, abogó por una concienciación social y laboral para la consideración de esta enfermedad a fin de entender el absentismo laboral por esta causa como algo "imposible de evitar".

De hecho, cada persona migrañosa se ausenta de su trabajo unos 8 días al año debido al sufrimiento y a la incapacidad que le produce el dolor. En términos económicos se estima que 20 millones de jornadas laborales se pierden por el dolor de cabeza, lo que supondría un coste aproximado de 2.000 millones de euros. Sin embargo, si los pacientes estuvieran mejor tratados "mejorarían en un 90 por ciento", apuntó.

En cuanto al tratamiento, Porta insistió en la necesidad de un tratamiento individualizado para cada paciente, a la medida de su crisis, "con una relación de confianza médico-paciente, donde también se les forme e informe".

Contenido patrocinado

Otras noticias