Buscar

EE.UU.- Los niveles bajos de una hormona de las células de grasa podrían aumentar el riesgo de enfermedad renal

22/04/2008 - 16:51

(((Noticia embargada hasta las 23:00 horas de hoy)))

(((Noticia embargada hasta las 23:00 horas de hoy)))

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Los niveles reducidos de una hormona producida por las células de grasa y vinculados al desarrollo de resistencia a la insulina podrían también estar asociados a un mayor riesgo de enfermedad renal, según un estudio de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos). Los resultados del estudio, que se publican en la revista 'Molecular Psychiatry', podrían abrir la vía al desarrollo de fármacos para proteger el funcionamiento del corazón y los riñones en pacientes con obesidad.

El trabajo muestra que la hormona adiponectina, producida por las células de grasa, circula en la sangre y actúa para suprimir la inflamación, que se sabe contribuye a la diabetes y a la enfermedad cardiovascular, y para reducir las proteínas en la orina.

Según explica Kumar Sharma, autor principal del estudio, "una deficiencia en adiponectina podría ser la principal razón por la que los pacientes obesos desarrollan los signos iniciales de enfermedad renal". Sharma señala que un elevado nivel de la proteína en la orina, lo que se denomina albuminuria, se observa a menudo en los casos de obesidad. La albuminuria es un indicador de enfermedad renal y un importante factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular.

"En la actualidad, las conexiones entre el sistema renal y el cardiovascular no están claras. Un mejor conocimiento de las relaciones entre el sistema renal, el cardiovascular y la obesidad podría aportar grandes beneficios en el tratamiento de las primeras fases de estos problemas comunes de salud pública", añade el investigador.

Los investigadores estudiaron un modelo de ratón trasgénico que carece de la hormona adiponectina con el objetivo de analizar si los menores niveles de hormona eran sólo indicadores de la albuminuria o contribuían a su desarrollo. Los científicos descubrieron que estos ratones tenían altos niveles de albúmina en la orina. El tratamiento de los ratones con adiponectina consiguió que los niveles de albuminuria volvieran a los niveles normales.

Los autores también se centraron en un receptor de la superficie celular de los podocitos, un componente que forma parte del sistema renal que evita que las proteínas de la sangre sean secretadas en la orina, que está asociado con un mecanismo de señalización (AMPK) que actúa como un sensor de energía para la célula y que es activado por la adiponectina.

La investigación mostró que si AMPK es estimulado, ya sea químicamente o mediante la introducción de adiponectina, el filtro funciona con normalidad para evitar que la albúmina pase a la orina. Sin embargo, cuando existe una carencia de adiponectina, la disminución resultante en la actividad de AMPK contribuye al mal funcionamiento del filtro. Por ello, los investigadores concluyeron que la deficiencia de adiponectina es una causa de la albuminuria.

"Sabemos que existen ciertos fármacos que estimulan el mecanismo de AMPK, incluyendo la adiponectina y un fármaco llamado Metformina, que suele administrarse a pacientes con diabetes. El estudio sugiere que el uso de la hormona adiponectina, la Metformina u otras terapias serviría para proteger la función renal en pacientes obesos, incluso si padecen diabetes", señala Sherman.

Por último, los investigadores examinaron los marcadores de inflamación en el riñón que podrían estar regulados por la adiponectina y descubrieron que los podocitos también producen una enzima inflamatoria llamada NOX4 que se encuentra en mayores cantidades en ausencia de la hormona.

Según explica el investigador, "cuando no poseemos la hormona para suprimir la enzima, NOX4 se ve estimulada y puede potencialmente contribuir a la inflamación del riñón y quizás en otro lugar del organismo". Sharma añade que el reemplazo de la hormona adiponectina en pacientes obesos podría ayudar a los podocitos a funcionar y evitar así los daños y la inflamación renal.

Contenido patrocinado

Otras noticias