Buscar

Investigadores españoles reducen un 10% la mortalidad por sepsis en la UCI con una estrategia educativa nacional

20/05/2008 - 17:40

(((Noticia embargada hasta las 22:00 horas de hoy)))

(((Noticia embargada hasta las 22:00 horas de hoy)))

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han conseguido reducir en un 10 por ciento la mortalidad por sepsis grave en las Unidades de Críticos (UCI) de 59 hospitales españoles al implantar un programa educativo sobre las guías médicas internacionales. Los investigadores, que señalan que estos resultados suponen salvar hasta 500 vidas al año, publican sus resultados en la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

Según los autores, la sepsis es una de las enfermedades más prevalentes y una de las principales causas de mortalidad entre los pacientes hospitalizados. La sepsis grave da lugar a una de cada cinco admisiones en las unidades de cuidados intensivos y es la principal causa de mortalidad en las UCI no cardiacas. En España mueren cada año unas 17.000 personas por sepsis y en el mundo se producen hasta 1.400 muertes al día por esta causa.

Las guías médicas de la Campaña de Supervivencia a la Sepsis (SSC, según sus siglas en inglés) se desarrollaron como parte de un plan internacional para reducir la mortalidad por sepsis grave, que tiene como objetivo reducir en un 25 por ciento la mortalidad por esta causa en 2009.

Los investigadores, coordinados por Ricard Ferrer y Antonio Artigas del Centro de Críticos del Hospital de Sabadell y de la Universidad Autónoma de Barcelona, realizaron un estudio para determinar si un programa educativo nacional basado en las guías médicas de la SSC mejoraría la implantación de los procesos recomendados para el cuidado de la sepsis grave en 59 UCI españolas.

Un total de 584 pacientes participaron en el periodo anterior a la intervención, 1.465 en el periodo posterior y 247 durante el periodo de seguimiento a largo plazo de un año. El programa educacional consistió en la difusión en los servicios de urgencias, críticos y plantas de hospitalización los contenidos de las guías terapéuticas, tanto a personal médico como a enfermería. Se distribuyó material gráfico en forma de pósters y guías de bolsillo.

El tratamiento se organizó en dos grandes procesos: un ciclo de seis actuaciones que comenzaban de forma inmediata y se desarrollaban a lo largo de seis horas y otro que consistía en cuatro actuaciones llevada a cabo a lo largo de 24 horas.

Los resultados mostraron que los pacientes del grupo posterior a la intervención tenían un riesgo significativamente menor de mortalidad hospitalaria y en los 28 siguientes días en comparación con el grupo anterior a la intervención. El porcentaje de pacientes en los que se cumplió con todas las actuaciones mejoró de forma significativa después del programa educativo.

Según los investigadores, se ha conseguido mejorar la calidad asistencial en las unidades participantes, mejorando todos los aspectos terapéuticos del paciente, entre ellos la administración más precoz de antibióticos o la mejoría en la toma de muestras analíticas y microbiológicas. Se ha producido además una mejoría en la administración de tratamientos específicos para la sepsis como la proteína C activada o los corticoides.

Según los autores, todas estas mejoras han supuesto reducir la mortalidad hospitalaria por esta patología un 10 por ciento. Esto supone salvar por esta patología aproximadamente 500 vidas cada año, que podrían incrementarse hasta 1.500 vidas anuales si se consigue el objetivo de reducir la mortalidad un 25 por ciento mediante mayores incrementos en la calidad asistencial.

Los investigadores señalan sin embargo que los beneficios conseguidos por el programa educativo no se mantienen en el tiempo, lo que hace necesario una actuación sostenida para mantener e incluso incrementar los logros del estudio.

Otras noticias

Contenido patrocinado