Buscar

DESTACAMOS
Una caída en el sistema informático de British Airways provoca retrasos a nivel mundial

El Ejército del Aire compra un simulador de paciente para mejorar el entrenamiento de su personal sanitario

20/05/2008 - 18:29

La Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD) y la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) utilizarán a partir de ahora, desde la Base Aérea de Torrejón (Madrid), un simulador de paciente para mejorar la formación de sus técnicos sanitarios y el adiestramiento del personal destinado a participar en misiones internacionales, como los que se realizan en estos momentos en Afganistán o Kirguistán.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Las dos unidades que utilizarán de forma conjunta este sofisticado maniquí interactivo son las responsables de los planes de instrucción sanitarios operativos del Ejército del Aire. El maniquí, denominado SimMan, permitirá la práctica de diagnósticos y tratamientos de emergencia que requieran la coordinación de los equipos sanitarios.

El cometido de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue es la atención médica de bajas que incluye Cirugía de Emergencias y Cuidados Intensivos. Disponen de la más moderna tecnología que se puede encontrar en un hospital, desde UVI hasta quirófanos.

El personal sanitario del Ejército del Aire en las misiones internacionales suele atender a las tropas españolas, aunque también presta asistencia médica a militares de otros países que participan en la coalición y a nativos. El 85 por ciento de las patologías que presentan son digestivas, respiratorias, cardiocirculatorias, renales o infecciosas, aunque también padecen enfermedades autóctonas, accidentes traumáticos y otras específicas de guerra.

SimMan es un equipo con una anatomía realista y múltiples elementos que facilitan el aprendizaje, tales como respiración espontánea; el control de vía aérea que permite la simulación de un gran número de complicaciones médicas como edemas o espasmos; la posibilidad de inserción de un tubo de drenaje de tórax; el control de la presión arterial y unas 2.500 variantes de ritmos cardíacos.

Además, permite la desfibrilación y marcapasos transcutáneo e incorpora un monitor simulado que permite tener en cuenta varios parámetros fisiológicos durante el caso, lo que permite abordar casos de mayor complejidad. El equipo además registra todas las acciones realizadas, por lo que con posterioridad se obtiene un informe detallado y cronológico, que puede ser revisado por instructores y alumnos, para analizar que se hizo, por qué y cuál fue el fallo.

Otras noticias

Contenido patrocinado