Buscar

Andalucía.- Aumenta el consumo de cocaína y cannabis, a la par que desciende la edad de iniciación hasta los 17 años

23/06/2008 - 16:07

Andalucía registró el pasado año un aumento del consumo de cocaína y de cannabis del 2,4 y 0,5 por ciento, respectivamente, en comparación con el año 2005. Por su parte, la edad del primer consumo ha descendido de los 20,3 a los 18,6 años, en el caso de la cocaína, y de los 18,3 a los 17,2 años, en el caso del cannabis, según se desprende del décimo informe 'La Población Andaluza Ante las Drogas', elaborado por la Consejería de Igualdad andaluza.

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, y el director general de Drogodependencias y Adicciones, Andrés Estrada, recordaron que este estudio se realiza bianualmente sobre una muestra de población de 5.700.000 personas de entre 12 y 64 años, siendo en esta ocasión el 50,65 por ciento de hombres y el 49,36 por ciento de mujeres.

Del mismo, se desprende que el alcohol y el tabaco siguen siendo las sustancias adictivas más consumidas por la población estudiada, seguida del cannabis, la cocaína y el éxtasis-MDMA.

En este sentido, precisó que el consumo de cocaína en 2007 aumentó un 2,4 por ciento, pasando del 5,6 por ciento de la población que reconoció haber ingerido alguna vez esta sustancia en 2005 al 8 por ciento en el pasado año. Igualmente, se incrementa el consumo de esta sustancia en el último año, pasando del 2,6 al 4 por ciento; y en los últimos seis meses, ascendiendo del 2,2 por ciento al 3,1 por ciento.

Navarro apuntó que la cocaína acapara la atención en urgencias por consumo abusivo y que, en contrapartida, ha crecido el número de consumidores de este psicoactivo que han pedido el ingreso en centros de tratamiento. Al hilo, Estrada detalló que en 2007 se registraron 18.000 pacientes de nuevo ingreso en algunos de los 122 centros de estos que hay en Andalucía, los cuales vienen a sumarse a los 32.000 que ya reciben algún tratamiento.

En el caso del cannabis, también se registra una tendencia de consumo al alza, contabilizándose en el 2007 un aumento del 0,5 por ciento --pasando del 22 al 21,5 por ciento--. También aumenta la cifra en lo que respecta a consumo en el último año, incrementándose del 10,2 al 12,7 por ciento; y en los último seis meses, pasando del 9 al 9,5 por ciento.

El resto de las sustancias, apenas alcanza un consumo entre la población estudiada del uno por ciento, contabilizándose entre éstas la heroína, una sustancia adictiva que Navarro calificó de "residual", aunque, matizó "ante ella nunca hay que bajar la guardia". En los último meses, un 0,1 por ciento de la población ha consumido esta droga, la misma prevalencia registrada en el informe de 2005.

ALCOHOL Y TABACO.

Según este estudio, el alcohol y el tabaco siguen siendo las sustancias con un mayor consumo en Andalucía. En el caso del alcohol, el 82,7 por ciento lo ha bebido alguna vez, y el 62,3 por ciento en el último mes.

No obstante, los bebedores de riesgo --es decir, los que toman diariamente el equivalente a cuatro cervezas o dos combinados-- supone el 5,1 por ciento de la población andaluza de 16 a 24 años. Este porcentaje es un 0,8 por ciento inferior al que se registró en 2005 y similar al arrojado por el Plan Nacional Sobre Drogas de 2005, de un 5,5 por ciento.

Por lo que respecta al tabaco, el porcentaje de fumadores diarios se ha reducido en un dos por ciento en Andalucía respecto al 2005 y se sitúa en un 32,4 por ciento de la población, tendencia que la consejera vinculó "directamente" con la Ley Antitabaco. De hecho, el estudio refleja que ha aumentado el porcentaje respecto a 2005 --pasando de un 67,6 a un 74,8 por ciento-- de la población que dice que debe prohibirse fumar en locales que carezcan de zonas habilitadas para ello.

Por sexos, siguen siendo más los hombres que fuman diariamente, concretamente el 34,9 frente al 29,9 por ciento. Por otro lado, la edad media de inicio en el consumo de tabaco se sitúa en los 16,7 años, aunque en el caso de la mujeres es algo más tardía, los 17,2 años.

En general, en cuanto a la edad el estudio revela que el consumo de alcohol de riesgo y el del tabaco diario tienen un uso más extendido en las edades adultas --a partir de los 30 años--. Por el contrario, el cannabis y los inhalables presentan sus índices de consumo más altos entre los grupos de edad jóvenes, es decir, entre los 16 y 24 años. El resto de sustancias se consumen más en los grupos de edades entre los 21 y 34 años.

MOTIVACIONES Y CONSECUENCIAS.

El estudio refleja que el 30,6 por ciento de las personas que han tomado alguna droga en los últimos seis meses mencionan como motivaciones para iniciar el consumo la experimentación y la búsqueda de placer. A continuación, señalan la pasividad o la huida --el 22,4 por ciento--, la libertad y la transgresión --el 19,4 por ciento--, y la adaptación o integración --el 17,8 por ciento--.

En cuanto a las compañías con las que se iniciaron en el consumo, la que más destaca en todos los tipos de drogas son los amigos y los compañeros, que superan el 70 por ciento de los casos. En el caso del alcohol destaca que como segunda mención aparece la familia, que constituye el 7,7 por ciento de los casos de inicio.

Por otro lado, el estudio analiza también los riesgos y problemas sociales asociados al consumo de drogas. Las personas encuestadas atribuyen la mayor percepción de riesgo al consumo habitual de heroína, seguido de alucinógenos, cocaína, éxtasis y tabaco. Por contra, se percibe un menor riesgo si se consume habitualmente hachís o tranquilizantes, y menor aún si se beben diariamente cinco o seis copas.

El porcentaje de personas que han señalado tener problemas en general a causa del consumo de drogas ha aumentado un 5,5 por ciento, creciendo del 14,7 en 2005 al 20,2 por ciento en 2007. Además, las personas consumidoras de alguna sustancia resaltan como principales problemas sufridos a causa del consumo, los relacionados con la salud (9,5%), los sociofamiliares (8,4%), los escolares (8,2%) y los económicos (5,2%).

PREVENCIÓN.

En el apartado de prevención, se señala que el 93,1 por ciento de los encuestados dicen haben recibido algún mensaje preventivo sobre el consumo abusivo de alcohol y drogas. En materia de prevención, la Consejería ha firmado convenios de colaboración con las nueve universidades públicas andaluzas y lleva a cabo otras iniciativas como el programa 'Ciudades ante las Drogas'.

Así, Navarro aseguró que va a seguir concentrando su esfuerzo en materia de drogas en la prevención, para lo que el departamento que dirige abordará iniciativas como la nueva Campaña de Verano contra la drogadicción, que se presentará próximamente. Para la consejera, el principal problema a la hora de atajar la drogodependencia es que las personas "siguen creyendo que controlan lo que consumen, cuando es la droga la que controla al consumidor siempre, ya sea a corto o medio plazo".

Otras noticias

Contenido patrocinado