Buscar

P.Vasco.- El screening que ofrece Osakidetza no es sustituto de la amniocentesis, según un experto

2/07/2008 - 17:17

El director médico de Quirón Bilbao, Gorka Barrenetxea, consideró hoy que las pruebas de cribado prenatal del síndrome de Down y otras enfermedades congénitas que comenzará a realizar Osakidetza en los próximos meses son "una noticia satisfactoria para las parejas que se encuentran en los grupos de riesgo", pero advirtió de que "la noticia transmite una sensación incorrecta, ya que el screening no es, en modo alguno, un sustituto de la amniocentesis".

BILBAO, 2 (EUROPA PRESS)

El director médico de Quirón Bilbao, Gorka Barrenetxea, consideró hoy que las pruebas de cribado prenatal del síndrome de Down y otras enfermedades congénitas que comenzará a realizar Osakidetza en los próximos meses son "una noticia satisfactoria para las parejas que se encuentran en los grupos de riesgo", pero advirtió de que "la noticia transmite una sensación incorrecta, ya que el screening no es, en modo alguno, un sustituto de la amniocentesis".

"Osakidetza -explicó Barrenetxea- indica que dos sencillas pruebas permitirán detectar a tiempo nueve de cada diez anomalías fetales en todas las embarazadas vascas".

Según el Servicio Vasco de Salud, añadió el director médico de Quiron Bilbao, "un simple análisis de sangre -marcadores bioquímicos- y una ecografía realizadas entre las semanas once y trece bastan para detectar la práctica totalidad de las anomalías cromosómicas", por lo que las autoridades sanitarias vascas "han decidido elegir la llamada 'prueba combinada' de todas las técnicas disponibles para conocer con antelación alteraciones como el síndrome de Down".

No obstante, Barrenetxea matizó que "las pruebas estiman cuál es el nivel de riesgo que corre una pareja de tener un hijo afectado por una enfermedad congénita pero no aclaran si está afectado o no". "Si el cribado detecta un perfil de riesgo de 1 de 80, hablamos de un nivel de riesgo alto. Por el contrario, si apunta un perfil de 1 de 1000 el nivel es bajo. Pero en ningún caso confirma si el feto está afectado o no. El cribado supone disponer de un instrumento mediante el cual las mujeres conocerán su 'nivel de riesgo' en cuanto a tener un feto con alguna alteración cromosómica se refiere", advirtió.

Tras recordar que la decisión de ofrecer el screening desde la sanidad pública "es algo que ya se venía haciendo en la sanidad privada desde hace años", señaló que, al final, "son las propias parejas quienes han de tomar la decisión, pero siendo conscientes de que la amniocentesis o la biopsia de vellosidad corial son las pruebas que determinan de manera fehaciente".

Por ello, insistió en que el cribado prenatal "se trata de una prueba de carácter orientativo y nunca de un diagnóstico" y recordó que la mayoría de casos de síndrome de Down y otras malformaciones congénitas no detectadas de manera prenatal corresponden a mujeres menores de 35 años, edad en la que la red pública no ofertaba hasta la fecha la posibilidad de someterse a una amniocentesis para descartar anomalías congénitas.

El cribado, insistió, "puede orientar o levantar la sospecha de la existencia de dichas malformaciones, pero no descarta su aparición". En ese sentido, consideró que "la implementación de un procedimiento médico ha de ser explicado de forma correcta" y señaló que la instauración del cribado prenatal para cromosomopatías "es un paso adelante para todas las mujeres embarazadas que, de hecho, ya está establecido en la sanidad pública de otras comunidades autónomas y se realiza de forma rutinaria en la medicina privada".

Sin embargo, reiteró que el cribado "no se debe ofrecer nunca como un sustituto de los métodos de diagnóstico de cromosomopatías (biopsia de vellosidad corial o amniocentesis), métodos mediante los que se diagnostica, esto es, se dice si hay o no una alteración".

Barrenetxea explció que mediante el método de cribado "se seleccionan aquellas mujeres con nivel de riesgo a partir del cual se considera que se puede indicar un procedimiento diagnóstico, indicando a aquellas otras con riesgo bajo de cromosomopatía que las posibilidades de pérdida fetal por la prueba diagnóstica son superiores a las de tener un hijo afecto".

Otras noticias

Contenido patrocinado