Buscar

Valentín Fuster defiende las técnicas de imagen como el "mejor método" para prevenir las enfermedades cardiovasculares

2/07/2008 - 17:59

Afirma que ningún Gobierno es capaz de subvencionar toda la actividad investigadora de un país

Afirma que ningún Gobierno es capaz de subvencionar toda la actividad investigadora de un país

SAN LORENZO DEL ESCORIAL (MADRID), 2 (EUROPA PRESS)

El cardiólogo español Valentín Fuster defendió hoy la difusión de las tecnologías de imagen en la prevención y detección de enfermedades cardiovasculares como "el mejor método sostenible" capaz de "ayudar a los mecanismos de defensa" del cuerpo humano, anunciando que España reforzará sus relaciones con Estados Unidos en el campo de estas tecnologías en un plazo de dos años.

El prestigioso experto, ganador del Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, destacó que a los pacientes con enfermedades cardiovasculares se les trata en una "fase muy tardía", lo que dificulta su curación. Según explicó, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de mortalidad en el mundo por encima del cáncer, afectando en un 80 por ciento de los casos a ciudadanos de países con "una economía media-baja". "Tanto el consumo de grasa y calorías en los países de economía media-alta, como los hidratos de carbono de los países pobres dan lugar a las enfermedades cardiovasculares", aseveró.

En este sentido, alertó del aumento constante de su incidencia, que llegará a subir entre un "100 a 200 por ciento" a lo largo de los próximos 30 años, explicó Fuster en su participación en los cursos de Verano 2008 organizados por la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo del Escorial, donde impartió la conferencia extraordinaria 'Reto del siglo XXI: Investigación para la promoción de la salud'.

Durante el acto, subrayó que las dolencias cardiovasculares aumentarán "a un coste insostenible". "No hay Gobierno en el mundo que pueda subvencionar la investigación en un país", señaló, antes de resaltar la importancia de los fondos ofrecidos por organismos privados. Fuster también insistió en el valor del trabajo en equipo y el descubrimiento de nuevos talentos entre los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 16 años.

Sobre la polipíldora, fármaco que permitirá a los pacientes con cardiopatía isquémica reducir el número de dosis que deben ingerir cada día --entre seis y ocho--, Fuster aseguró que "la podremos vender en un año y aliviará, no sólo el número de pastillas a tomar, sino también 'el bolsillo' del enfermo".

Además, remachó que la investigación en España "ha ido mejorando" en estos últimos 10 años, aunque "necesita avanzar mucho más". "Yo trabajo en EEUU y parte en España y me han dado todas las facilidades para ir adelante, no puedo decir más", apostilló, preguntado sobre las restricciones de las patentes.

OBESIDAD: "EPIDEMIA DEL FUTURO".

"No estoy seguro de que la obesidad mate, pero sus consecuencias sí", planteó el doctor, para detallar que "sólo un 27 por ciento" de la población no soporta exceso de peso. "Es la epidemia del futuro", afirmó.

En relación con el cáncer, afirmó que un 75 por ciento de los casos se pueden identificar en sus momentos iniciales, y en consecuencia, actuar sobre ellos. En concreto, hizo alusión al cáncer de útero, mama, próstata y colon.

Por todo ello, Fuster abogó por trabajar sobre niños de 3 a 10 años como primera "ventaja de oportunidad", y también sobre grupos de adultos ya que, en su opinión, los mayores "no cambian si no es por presión de la sociedad". Además, el prestigioso médico otorgó especial importancia a la legislación, en la que elogió la Ley del Tabaco, aprobada en 2004. "Es un problema de responsabilidad, no de libertad. Nuestra salud necesita leyes, sino es una hecatombe", sentenció.

De esta forma, apuntó la relevancia de "las cuatro T" en la salud humana: "tiempo para reflexionar uno mismo, talento a descubrir, transmitir positividad y tutelar a la gente joven". Asimismo, citó el control en la ingesta de comida, ya que si la persona sufre obesidad o un colesterol alto necesita "comer bien, el ejercicio físico, la evitación del tabaco y el conocimiento de la presión arterial". "También influirá si el hombres tiene más de 55 años o la mujer más de 60", añadió.

"Si usted no tiene ninguno de estos factores de riesgo la posibilidad de un infarto de corazón o infarto cerebral es de un uno por ciento en diez años, si tiene dos o tres de estos factores de riesgo la posibilidad de un infarto de miocardio o cerebral será de un 25 por ciento. La decisión es de usted, tiene que decidir si se va al 25 por ciento o al 1 por ciento", concluyó.

Otras noticias

Contenido patrocinado