Buscar

El doctor Cavadas tiene ya un tercer candidato para el trasplante de cara

4/07/2008 - 19:17

Se trata de una persona con quemaduras en el rostro que puede ser "un buen candidato" para esta intervención experimental

MADRID, 04 (EUROPA PRESS)

El doctor Pedro Cavadas ya tiene un tercer candidato para el transplante parcial de cara autorizado recientemente por la Comisión Delegada de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), anunció hoy el cirujano, que ha participado en un curso de verano de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos.

"El paciente vino ayer a nuestra clínica, tiene quemaduras en la cara y se presenta como un buen candidato", señaló Cavadas, que espera que "en breve" pueda seleccionar a un donante y realizar esta operación, la tercera de estas características que se practique a nivel mundial, después de los dos casos documentados en Francia.

Este tercer candidato se suma a los dos que ya tenía en mente el doctor Cavadas para esta intervención, de quienes sólo ha trascendido que se trata de un hombre y una mujer, ya que proteger sus identidades es prioritario para el éxito del proceso.

No obstante, el perfil del paciente ideal para someterse a esta operación es el de una persona joven afectada funcional o estéticamente por las consecuencias de un accidente de tráfico o por una malformación congénita que deforme visiblemente su rostro.

MEJORAR LA MOVILIDAD DE LOS PARAPLÉJICOS.

En este foro, el doctor Cavadas adelantó también que este año prevé iniciar, en un hospital público español aún por decidir, un proyecto para tratar de mejorar la técnica con la que consiguen andar, con ayuda de bastones, los pacientes parcialmente parapléjicos a causa de una lesión medular.

Puntualizó que su nuevo proyecto pretende "que los pacientes puedan tener un movimiento voluntario en algunos músculos de las piernas" pero que, "en ningún caso", busca cura para la paraplejia, y señaló que la técnica a mejorar es la utilizada por el equipo del profesor de la Universidad de Brescía Giorgio Brunelli.

"Consiste en realizar un 'bypass' en la medula espinal por debajo de la lesión, es decir, conectar directamente la medula espinal por encima de la lesión con los músculos que están por debajo de la lesión", explicó el experto, quien asegura que así pretende conseguir un "control voluntario de los músculos, aunque sin sensibilidad".

Otras noticias

Contenido patrocinado