Buscar

Bailar flamenco mejora la salud de las personas que sufren un trastorno mental

EFE
30/09/2016 - 15:52
Más noticias sobre:

Barcelona, 30 sep (EFE).- Bailar flamenco mejora la salud de las personas con trastorno mental, según ha explicado hoy la psicóloga de CPB-Servicios de Salud Mental, Anna Rodríguez, una de las responsables del primer curso de flamenco para usuarios de salud mental en proceso de recuperación, que ha empezado hoy en Barcelona.

"El baile flamenco tiene beneficios espectaculares para estas personas, mejora mucho la rigidez muscular provocada por los fármacos y el ejercicio ayuda a perder peso y a recuperar el equilibro", ha afirmado Rodríguez, que ha apuntado que también afecta positivamente en los pacientes a nivel identitario.

"Es un trabajo en grupo que ayuda desde la primera sesión a las personas con trastorno mental que tienen dificultades para mantener el contacto visual o tolerar la presencia de otras personas", ha asegurado la psicóloga.

Anna Rodríguez, que ha destacado que mediante el flamenco "se llega a lugares donde la palabra no consigue llegar", ha indicado que durante la prueba piloto que se desarrolló el pasado verano detectaron cambios "espectaculares y muy positivos" entre los usuarios de salud mental.

"Salen cosas a nivel terapéutico increíbles, cosas que tras años de trabajo no consigues alcanzar y, en cambio, la música y el baile lo logran", ha aseverado con satisfacción Rodríguez.

"La idea de este proyecto es que está inmerso en la comunidad, no sólo cuenta lo que hacemos aquí, sino el antes y el después", ha contado la profesional, que ha aclarado que los participantes son personas que vienen de diferentes centros de rehabilitación de CPB-Servicios de Salud Mental, empresa financiada por CatSalut.

El curso se desarrolla en Casa Candela, centro de formación y promoción del flamenco situado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona y dirigido por Mónica Batiste, que ha explicado que es la primera vez que se apuesta por una actividad de este tipo en Cataluña.

"Había visto cómo en Sevilla se hacía psicoterapia a través del flamenco y a raíz de un problema personal decidí comenzar a hacer clases a personas con diversidad funcional", ha relatado Batiste, que tras conocer a Anna Rodríguez se decidieron a introducir en el flamenco a personas con trastornos mentales.

"Tras la prueba piloto, los alumnos insistieron en continuar y nos sorprendió cómo se habían recuperado, tanto nivel físico como psicológico", ha declarado Batiste, que afirma que puede ver "desde la emoción y el movimiento del flamenco" lo que sienten o quieren expresan los estudiantes.

Según ha explicado la responsable de Casa Candela, las clases se desarrollan en grupos de quince personas y se realizan un día por semana con una sesión de dos horas, aunque hoy han recibido a cerca de cuarenta alumnos.

Las representantes de las dos entidades creen en los beneficios de la actividad, no sólo a nivel terapéutico o como un servicio de rehabilitación más, sino también como herramienta de participación, integración social y apoderamiento de estas personas con diversidad funcional.

De acuerdo con un informe presentado hoy por la entidad social Obertament en el auditorio de la Generalitat de Cataluña, el 80,1 % de los catalanes con trastorno mental ha sido discriminado en el ámbito laboral, educativo, sanitario y/o familiar por su estado de salud.

El estudio confirma que un 54,9 % de estas personas han sido marginadas bastante o muy frecuentemente y el 82,4 % de los afectados han ocultado parcial o totalmente su enfermedad a alguien para evitar el estigma y la discriminación.

Otras noticias

Contenido patrocinado