Buscar

Pediatras critican un mayor uso de dispositivos móviles por parte de los niños y alertan del riesgo de adicción

16/02/2017 - 14:05
Más noticias sobre:

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) lamenta el uso excesivo y cada vez más precoz de móviles, tabletas y ordenadores por parte de los niños, y alerta del consecuente riesgo de adicción y ciberacoso que ya empiezan a ver en sus consultas.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Éste es uno de los temas que abordará esta sociedad científica abordará durante su 14 Curso de actualización que se celebra estos días en Madrid, preocupados porque "hay un mayor riesgo de adicción cuanto antes se empiezan a usar los teléfonos móviles", según ha señalado su presidenta Concha Sánchez Pina.

Para esta experta, este uso precoz tiene consecuencias perjudiciales para la salud de los niños, por un mayor riesgo de obesidad y los problemas de visión que provoca la exposición a las pantallas, pero también porque afecta al desarrollo del menor.

"Si el niño está todo el día en casa jugando con la 'tablet' y no en la calle jugando con otros niños, no aprende a relacionarse y puede haber un problema de sociabilización", según la presidenta de la AEPap.

Como recomendación, desaconseja el uso de cualquier dispositivo electrónico antes de los dos años y cree que parte de culpa es de los padres, que "si están todo el día con el móvil y la táblet" fomentan en los niños cierta "atracción" por estos dispositivos.

"Con el niño hay que jugar mucho, estimular su cerebro y jugar con él al aire libre, no podemos estar con los móviles y los ordenadores todo el día", ha alertado esta experta.

De hecho, denuncia que este problema también se está trasladando a las consultas, donde "se está convirtiendo en un problema para la comunicación" ya que, en ocasiones, tanto padres como hijos "miran al móvil mientras y no al pediatra".

CUANDO EL USO NORMAL SE CONVIERTE EN PATOLÓGICO

Además, Sánchez Pina insiste en la necesidad de diferenciar entre un uso normal o patológico, algo que se puede identificar cuando el niño empieza dejar de hacer su vida normal por usar el móvil, ha añadido María Jesús Esparza, coordinadora de esta jornada, que apunta a la falta de sueño, la tristeza o los problemas de adaptación como algunos síntomas que pueden alertar de dicha adicción.

Otro problema añadido a este uso excesivo de dispositivos es un mayor riesgo de sufrir ciberacoso, un problema que se está convirtiendo en "la lacra de nuestro siglo", según Esther Arén, inspectora jefa de la Policía Nacional y Delegada Provincial de Participación Ciudadana de Madrid, aunque no obstante que "se puede prevenir".

"No todo lo que hay en las redes sociales es tan bonito como se piensa, y si no se le explican al niño los peligros que existen se pueden producir circunstancias muy graves, incluso enfermedades", ha señalado esta experta.

NO DEJARSE LLEVAR "POR EL RITMO DE LA CLASE"

Arén cree que no hay una edad exacta a la que un niño deba empezar a iniciarse en el uso de dispositivos móviles y redes sociales, ya que depende de su grado de madurez, pero aconseja a los padres "no dejarse llevar o seguir el ritmo de toda la clase" y acompañarles en su uso, haciéndoles ver que "cada red social tiene sus normas y unos riesgos asociados".

"Muchos papás presumen de que sus hijos juegan a juegos con mucha gente, pero deben saber que tras muchos de ellos puede haber un pederasta", ha alertado la policía.

Además, la inspectora ha reconocido que en su departamento han adelantado las charlas que daban a los menores sobre los peligros de este uso excesivo porque "a muchos niños ya le regalaban su primer móvil con 9 años cuando hacían la primera comunión".

El perfil del niño acosador suele ser aquel que no está acostumbrado a tener normas ni límites en casa. "Ser el guay en clase y el crack en casa le lleva a un liderzgo mal entendido", según Arén, que también admite que a muchos padres les "cuesta mucho" reconocer que es su hijo el responsable de situaciones de acoso.

LA IDENTIDAD DE GÉNERO, SEGUNDO MOTIVO DE ACOSO

Y en lo que respecta a la víctima, el primer motivo de acoso es la raza o nacionalidad y a esto le sigue la identidad de género, ser gay, lesbiana o transexual, ha añadido la presidenta de la AEPap. Precisamente otro de los temas que abordarán en su encuentro será el acompañamiento a los niños transexuales y sus familias.

Sobre todo, ha explicado Esparza, porque desde hace unos años los niños y adolescentes trans comienzan a ser más visibles en la sociedad y el pediatra de cabeceral, dicen, es el primer profesional al que acuden las familias de estos menores en busca de asesoramiento e información.

"La aceptación de la identidad de género que hagan las familias de los jóvenes transexuales y el apoyo que les den en la fase de tránsito es clave para reducir el impacto en la salud física y mental de los menores", ha destacado.

Otras noticias

Contenido patrocinado