Buscar

DESTACAMOS
El Barcelona gana en Getafe gracias a su equipo B: Denis y Paulinho obran la remontada culé en la segunda mitad

El peligro de la dieta sin gluten: cuando la sociedad elige comer como un enfermo

27/05/2017 - 10:24
Imagen: Dreamstime.

Primero fue Gwyneth Paltrow. El nuevo siglo había empezado y la estrella de finales de los 90, ya con Oscar incluido, veía como su otrora omnipresente brillo comenzaba a diluirse.

Manteniendo el pico de la popularidad con su matrimonio con Chris Martin, líder de Coldplay, la protagonista de Shakespeare enamorado aprovechó para reinventarse y convertirse en gurú de la alimentación sana. Adiós al gluten, la lactosa y el azúcar. De un plumazo. Lo que al principio constituía un motivo de burla -sobre todo por el sufrimiento al que sometía a sus pobres hijos, a los que su padre compraba helados de modo clandestino-, diez años después se transformó en la más popular y difundida tendencia nutricionista no diagnosticada por los expertos: la dieta sin gluten.

En los últimos años se ha demonizado a esta proteína presente en multitud de cereales, y los celíacos, esas personas a las que compadecíamos porque no podían comer pizza ni pan normal, y que sufrían por la contaminación general en los productos del supermercado con la glicoproteína, ahora son los ejemplos a seguir para la sociedad no enferma.

Enfermo por elección

Los expertos en nutrición y medicina digestiva no cejan en sus advertencias sobre la diferencia entre la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten o la alergia a esta proteína y el autodiagnóstico que lleva a una elección personal de cambio de hábitos de alimentación que puede resultar peligrosa. Mientras que en los tres primeros casos las personas afectadas -1% de celíacos y 10% de sensibles al gluten en España, según los últimos datos oficiales; los alérgicos suponen casos residuales- deben seguir un tratamiento en el que eliminar el gluten de la dieta resulta imperativo, en el último caso las personas rechazan el gluten bajo la creencia de que son intolerantes, que les provoca problemas de salud y que les hace ganar peso.

Ante el aumento de los autodiagnósticos y de la imparable moda del 'gluten-free' en los supermercados y la hostelería, han crecido las investigaciones sobre las consecuencias que tiene para la salud de las personas desterrar esta proteína de su alimentación. En este contexto, acaba de publicarse la conclusión de un estudio realizado en la Universidad de Harvard que vincula la dieta sin gluten al riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, la versión más común de esta enfermedad, que sufren 400 millones de personas en el mundo. Se estima que el número de afectados en 2040 ascienda a 642 millones.

Además, una investigación desarrollada por científicos españoles centrada en comparar la composición entre productos sin gluten y con gluten ha advertido de que los alimentos 'sin' pueden provocar desequilibrios en el organismo por la diferencia del aporte nutricional. En esta evaluación, se concluyó que los alimentos sin la glicoproteína presentan mayor cantidad de lípidos y ácidos grasos y menor aporte proteico. En ocasiones los azúcares añadidos son mayores con el fin de mejorar el sabor del producto, que suele adolecer de carencias gustativas.

En definitiva, los panes, pastas y bollería sin gluten se traducen nutricionalmente en un mayor aporte energético -debido a las grasas y azúcares- y menor de proteína, lo que empobrece la dieta. El consumo generalizado de estos alimentos en sustitución de aquéllos que sí contienen gluten genera irregularidades en el organismo que pueden derivar en afecciones al crecimiento de los niños y un aumento de la obesidad infantil, según este estudio español. Los científicos utilizaron estos datos para llamar a la industria alimentaria especializada en el gluten-free a que reformulase estos productos con el fin de equiparar su composición a la de los alimentos con gluten.

La dieta falsa 'sin gluten'

La moda de comer 'libre de gluten' está muy relacionada con perder peso, y aquí se produce otra confusión importante a la hora de vincular el tratamiento de la celiaquía con un hábito saludable. Eliminar el gluten supone dejar de comer alimentos con alto contenido calórico, como pizzas, pastas con contundentes salsas o repostería, y de ahí es fácil advertir un rápido efecto adelgazante que de igual manera puede conseguirse con una dieta rica en frutas, verduras y legumbres. El problema no es el gluten, sino unos hábitos nutricionales que abusan de los alimentos calóricos.

Por otra parte, es cierto que muchas personas no celíacas aseguran haber experimentado una mejora en su bienestar al pasarse a la dieta 'sin' de modo autodiagnosticado. La sensación de cansancio o hinchazón suele reducirse, pero los expertos explican este p unto argumentando que al descender el consumo de productos procesados, con mayor cantidad de grasas y azúcares, el organismo suele responder de esta manera.

Como en el caso anterior, los beneficios llegan a través de un cambio a hábitos y alimentos más saludables, que no excluyen a los que contienen la glicoproteína. Eliminarla de la dieta, de hecho, tiene como consecuencia una pérdida importante de aportes de fibra y de algunas vitaminas. Para el bebé belga Lucas, sin embargo, supuso la muerte prematura a los siete meses debido a su estado de malnutrición.

En este caso, que ha llegado a los tribunales de Bélgica esta semana, los padres han sido acusados de la muerte de su hijo, al que ellos mismos, propietarios de una tienda de productos naturales, diagnosticaron intolerancia al gluten y a la lactosa. Su insistencia en alimentarle a base de leche de quinoa provocó su desnutrición y, finalmente, el fin de su vida.

Por el momento, no existen estudios concluyentes que presenten evidencias sobre los beneficios que una alimentación sin gluten proporciona a la salud de las personas. La mayoría de los médicos y especialistas en nutrición coinciden en la importancia del diagnóstico médico de la enfermedad celíaca o la sensibilidad a la glicoproteína y la advertencia a la sociedad de que no se deje llevar por modas alimenticias que pueden pasarles una factura alta. Está por ver si sus voces y recomendaciones se oyen con mayor claridad que las de Gwyneth Paltrow, Victoria Beckham, Lady Gaga y un desfile de estrellas-gurús encantadas con su vida gluten-free.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 7

#1
27-05-2017 / 13:19
ALMUSTAFA
Puntuación 4

La sociedad ya come como un enfermo de todas formas, porque come con la mente no con el cuerpo, cuando come escucha a la mente no al cuerpo, no come para alimentarse, para nutrirse, sino para presumir, entretenerse, disfrutar,.... de lo mejor según los expertos, de lo más exclusivo,.... Cuando uno lleva a los niños al McDonald es para que se diviertan ¿verdad?....por eso hay tantos gordos, y probablemente otras enfermedades también tienen una incidencia excesiva,.... la sociedad come como un enfermo porque lo que está enferma es la mente y la mente es la arquitecta de la sociedad,.... y la mente enferma no le da su lugar al cuerpo, antes lo maltrata o lo desprecia pintajarreándolo, horadándolo, mutilándolo,.... ya saben todos esos tatuajes y piercings o como se llamen. ¿se imaginan ustedes que uno va a ver el gran cañón del colorado y se encuentra allí un grafiti?...

#2
27-05-2017 / 13:26
Puntuación 8

Porque somos borreguetes fácilmente manejables ?

#3
27-05-2017 / 13:31
Antonio Gutierrez Medina
Puntuación -1

Cualquier persona que lea esto sacara la conclusión de que hay que comer de todo. Comer de todo es llevar una dieta repleta de alimentos procesados que dan lugar al 90% de las enfermedades de la sociedad morderna. Luego dicen que la sanidad publica esta saturada.

#4
27-05-2017 / 16:56
Puntuación 1

Este artículo es estúpido. Si quieren hablar contra los alimentos gluten free por ser altamente procesados es una cosa, pero eso no significa que dejar el gluten sea algo malo per sé.

#5
27-05-2017 / 20:42
Puntuación -1

Por artículos como estos cada día hay más confusión, una dieta sin gluten es una diets normal si se lleva con alimentos reales, tacharla de mala por no comer pasta es la mayor estupidez que he escuchado

#6
28-05-2017 / 13:55
Loboconpieldecordero
Puntuación -1

Como se nota que la potente industria de la alimentación tiene que hacer campañas para seguir vendiendo. Cualquier persona se va dar cuenta que realizar una dieta sin gluten, pero sin productos procesados va estar infinitamente mejor de salud. Vayan a engañar a otras personas y dejen de financiar medios de comunicación para cortar con este estilo de vida saludable.

#7
29-05-2017 / 12:44
Gary
Puntuación -1

Permíteme arreglar el artículo de este diario con información relevante y de verdad:

https://mhunters.com/es/blog/que-es-el-gluten/

De nada.