Buscar

La cafeína ayuda a perder peso pero sería letal como tratamiento contra la obesidad

28/06/2017 - 12:14
  • Las altas dosis de la sustancia necesarias la anulan como tratamiento
  • Se expuso a los roedores del estudio a dosis de hasta a 36 tazas de café
Más noticias sobre:
Imagen: Pixabay

La cafeína disminuye el apetito de los ratones obesos e incrementa su gasto de energía ayudándoles a perder peso, según un artículo publicado en Nature Communications. Sin embargo, las altas dosis de la sustancia necesarias para lograrlo hacen imposible la aplicación de este proceso como tratamiento contra la obesidad.

Tradicionalmente, los estudios sobre la cafeína han relacionado el consumo de esta sustancia presente en el café y en el té con la pérdida de peso a largo plazo. Sin embargo, sus efectos reguladores del metabolismo y su mecanismo son todavía un misterio.

Esta semana, la revista Nature Communications destaca la investigación de un equipo de científicos de la Universidad Huazhong de Ciencia y Tecnología, en China, que aporta algunas claves sobre cómo actúa este estimulante en el organismo de ratones.

Según indica el estudio, existen anomalías de los receptores de adenosina en el hipotálamo de ratones obesos. La adenosina es una sustancia que participa en la formación de procesos psicológicos y patológicos diversos y que, según los expertos, tiene un papel importante en el equilibrio energético del cuerpo.

Los ratones con dicha variación ganan más peso y consumen más comida de la que deben. No obstante, la cafeína tiene el potencial de reducir el efecto de la adenosina y, con ello, ayudar a los roedores a perder peso, tal y como han podido demostrar los investigadores chinos en el laboratorio.

Más de 20 tazas de café

El grupo liderado por Guo Zhang, principal autor del trabajo, expuso a los roedores a dosis de cafeína de hasta 60mg/kg ?entre 24 a 36 tazas de café para un humano?, con el objetivo de atenuar la actuación de la adenosina. Así, observaron una reducción en el apetito de los ratones y un incremento del gasto energético que favorecen la pérdida de peso progresiva.

Sin embargo, los expertos son conscientes de que las altas cantidades de cafeína necesarias para que este proceso tenga lugar en ratones reducen considerablemente el potencial de esta vía como posible tratamiento contra la obesidad. El consumo de cafeína seguro para los humanos se reduce a tan solo 400 mg por día.


Efectos de la cafeína en humanos

Los efectos de la cafeína en el metabolismo son muy diversos y pueden afectar de distinta manera dependiendo de la persona. Entre los más frecuentes, destaca la estimulación del sistema central, por lo que nos mantiene despiertos y nos proporciona un impulso energético extra. Además, es un diurético natural que ayuda al cuerpo a deshacerse de los excesos de agua y sal.

Como repercusiones negativas más comunes, la cafeína aumenta la tensión arterial y la liberación de ácido en el estómago, de modo que puede producir una sensación de malestar.

No obstante, si consumimos cafeína en exceso podemos llegar a experimentar problemas más graves como temblores, insomnio, dolores de cabeza, ritmo cardíaco anormal e, incluso, dependencia.

Aunque todavía no existe consenso acerca del momento exacto en el que la cafeína se activa en el cuerpo, un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Barcelona ha demostrado que su efecto es casi inmediato y que tiene mayor impacto en los hombres que en las mujeres.

Según los expertos, las consecuencias derivadas de la ingesta de cafeína pueden durar entre dos y tres horas, aunque muchos aseguran que el período puede extenderse dependiendo de la sensibilidad del individuo y su metabolismo. Así, el nivel máximo de cafeína en sangre se alcanza una hora después de su consumo.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.