Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

Más del 10% de los pacientes hospitalizados con gripe acaban falleciendo, pero no por el virus

13/02/2018 - 13:07
Más noticias sobre:

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) alerta de que alrededor del 10 por ciento de los pacientes que han sido hospitalizados por gripe acaban falleciendo, pero aclaran que no es por el virus sino por la descompensación de las patologías crónicas que ya padecen.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Esta sociedad científica ha hecho balance de la epidemia de gripe en España ya que, aunque todavía no ha finalizado, ya ha superado en número de muertes a la de años anteriores. De hecho, ha causado más fallecimientos en España que la pandemia de gripe A(H1N1) de 2009.

En ese sentido, han resaltado la mortalidad del virus ya que hasta el momento, según los últimos datos del Instituto de Salud Carlos III, se han registrado un total de 3.162 casos graves hospitalizados con gripe confirmada en el laboratorio, mientras que el número de muertes asciende a 472, por lo que la mortalidad sería de un 14,9 por ciento.

Pese a ello, el coordinador nacional del Grupo Español de Trabajo Gripe A Grave (GETGAG) de la SEMICYUC, Alejandro Rodríguez, ha reconocido que "en general, el virus de la gripe no es mortal".

"La gripe es una enfermedad que afecta a una gran proporción de la población cada periodo invernal pero su mortalidad es baja. Algunas condiciones propias de los pacientes que padecen gripe, como la presencia de enfermedades pulmonares o cardiovasculares crónicas y avanzadas, pueden descompensarse por la gripe y entonces conducir a la muerte del paciente", ha explicado.

Uno de los motivos por los que el virus tiene mayor incidencia es porque este año no es el virus que circula habitualmente, y, por lo tanto, la vacuna no resulta tan efectiva como en otro tipo de influenzas. "En general, y según los datos con que contamos en el Registro Gripe A Grave de la SEMICYUC, esta temporada invernal, el virus predominante es el B y en más del 90% de los casos los pacientes presentaron comorbilidades o enfermedades crónicas así como mayor edad respecto de años anteriores", ha puntualizado Rodríguez.

INGRESOS EN LA UCI

Rodríguez, quien además ejerce como intensivista en el Hospital Universitario de Tarragona Joan XXIII, ha advertido de que cierta alarma social puede responder a que "a las urgencias de los hospitales acuden una gran cantidad de personas con gripe que sobrepasan la capacidad de atención", no obstante ha señalado que "los casos graves que ingresan a UCI no son tan frecuentes como otros años".

Al respecto, la presidenta de la SEMICYUC, Mari Cruz Martín Delgado, ha señalado que "como siempre cuando ocurren picos de actividad asistencial, se produce cierto colapso en los Servicios que atienden en primera instancia a estos pacientes, como los Servicios de Urgencias y en la disponibilidad de camas para un mayor número de ingresos sin reducir la actividad habitual, muchas veces quirúrgica programada en nuestros hospitales. En estos momentos puntuales las demandas pueden momentáneamente crear cierto grado de alarma en la población".

Los Servicios de Medicina Intensiva disponen de protocolos de actuación específicos ante la situación de epidemia de gripe. Cuando a través de los estudios epidemiológicos que se realizan se pone de manifiesto un incremento de casos, en la mayoría de Unidades ya se establecen protocolos que permiten el diagnóstico precoz a través de determinaciones como la PCR de la gripe de estos pacientes.

En los casos de sospecha, especialmente en pacientes que ingresan por insuficiencia respiratoria aguda en el contexto de una posible infección respiratoria, de forma preventiva se realiza el aislamiento del paciente para evitar su propagación y se inicia el tratamiento específico farmacológico con oseltamivir hasta recibir los resultados que confirman o no la existencia de gripe y las medidas de soporte específico de órganos en el caso que se requiera.

En las semanas con una mayor incidencia de gripe muchas unidades han tenido que incrementar su dotación de camas y de profesionales reforzando las plantillas para dar respuesta a estas necesidades. Algunos Servicios de Medicina Intensiva han extendido su actividad fuera del espacio de la UCI ocupando camas de monitorización en otras áreas para atender a estos pacientes.

"Podemos decir que en estas circunstancias los SMI han dado una respuesta adecuada al ser capaces de incrementar la actividad sin reducir de forma significativa la atención de otros pacientes críticos. Es verdad que ello supone un esfuerzo organizativo tanto de recursos personales como de equipos adaptando los recursos a las necesidades de forma dinámica", ha afirmado la presidenta.

Otras noticias

Contenido patrocinado