Buscar

El anticonceptivo que podría prolongar la fertilidad de las mujeres

16:36 - 25/04/2018
  • En España, la edad media de la maternidad se está retrasando
Más noticias sobre:
Píldora anticonceptiva. Foto: Pixabay

El dienogest, un progestágeno sintético de última generación, con actividad antiandrogénica, podría ser una alternativa a la fecundación asistida para muchas mujeres que han decidido retrasar su maternidad a una edad en la que la producción de óvulos es más baja y de menor calidad. La controversia del anticonceptivo femenino Essure llega a España.

En experimentos con ratones, la aplicación de dienogest ha frenado significadamente el desgaste de folículos primordiales (estructuras en las cuales están almacenados los óvulos) en los ovarios y bloquea la ovulación. Los ratones tratados con esta sustancia por un equipo de investigadores japoneses presentaban una reserva de óvulos más grande que los animales no tratados de la misma edad, y eran más fértiles después de interrumpir el tratamiento, a pesar de la edad relativamente avanzada.

Este medicamento tiene efectos anticonceptivos y se utiliza también para aliviar síntomas de ciertas enfermedades ginecológicas, tales como endometriosis o el síndrome de ovarios poliquísticos.

"Queda por confirmar su eficacia en humanos a la hora de conservar in vivo óvulos de buena calidad y capacidad reproductiva hasta edades relativamente avanzadas de la mujer y, también, determinar hasta qué edades sería eficaz", ha señalado el director de la Clínica MARGe, Jan Tesarik, quien añade que podría ser útil tanto para evitar embarazos no deseados como para devolver a estas mujeres la posibilidad de procrear de manera natural después de parar el tratamiento.

Según un informe de la ONU, la edad media para contraer el primer matrimonio o formar la primera pareja estable se está retrasando progresivamente en todos los países desarrollados.

En España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) la edad media de las mujeres españolas en su primer matrimonio ha pasado de 24 años en 1976 a 33 años en 2016. Del mismo modo, la edad media de la maternidad se está retrasando, pasando de 25 años en 1975 a 31 años en 2015.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.