Buscar

¿Adiós a los pinchazos? Las pastillas para la diabetes, más cerca de ser una realidad

26/06/2018 - 13:49
  • No es la primera vez que intentan fabricar estas pastillas de insulina
  • Hacen falta más estudios que confirmen su seguridad y su eficacia
Foto: Dreamstime

La calidad de vida de los 40 millones de personas que sufren diabetes tipo 1 en todo el mundo podría dar un giro de 360 grados. Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha desarrollado un método que permite administrar de forma oral la insulina de los diabéticos. De momento, el tratamiento ha sido probado en ratas, pero hay esperanzas de que un futuro no muy lejano se extienda a las personas. El 12% de la población tendrá diabetes tipo 2 en 2045.

Para los millones de personas que sufren diabetes tipo 1, las agujas forman parte de sus día a día. La única forma de administrar la insulina que sus cuerpos no pueden producir por sí mismos es realizar entre una o dos punciones al día. Si alguien les diese a elegir, probablemente preferirían regular sus niveles de glucosa con pastillas, hasta ahora un mecanismo imposible.

Sin embargo, la cosa podría cambiar gracias al estudio que ha sido llevado a cabo por científicos del Harvard John A. Paulson School of Engineering and Applied Sciences (SEAS) y publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La administración oral de insulina no solo promete mejorar la calidad de vida de los 40 millones de personas con diabetes, sino que también podría mitigar muchos de los efectos secundarios que amenazan la vida de los pacientes que no se administran las inyecciones requeridas. "Muchas personas no siguen este tratamiento debido al dolor, la fobia a las agujas o la interferencia con las actividades cotidianas", ha dicho el autor principal de estudio, Samir Mitragotri. "Las consecuencias de saltarse las dosis pueden ser fatales para la salud".

No es el primer estudio

No se trata de la primera vez que intentan fabricar estas pastillas de insulina. Hasta ahora, todos los estudios habían fracasado debido a las "múltiples barreras" que pone el organismo a la administración oral de esta sustancia, como por ejemplo, el ácido del estómago. "El estómago contiene ácidos y enzimas que digieren las proteínas. Esto ayuda a la digestión de la comida, pero cuando proteínas terapéuticas como la insulina llegan allí, lo que pasa es que se degradan a causa de esta acción", explica Mitragotri.

La clave del nuevo enfoque es llevar la insulina en un líquido iónico que a su vez va dentro de una cápsula con un recubrimiento resistente a los ácidos. Esta formulación es fácil de fabricar y puede almacenarse hasta dos meses a temperatura ambiente, por lo que dura más que algunos productos de insulina inyectables que están actualmente en el mercado.

"Nuestro enfoque es como una navaja suiza: la píldora tiene herramientas suficientes para abordar cada uno de los obstáculos que se encuentra en el cuerpo humano", dice Mitragotri.

En los estudios en animales, la insulina administrada por vía oral consiguió producir reducciones significativas de los niveles de glucosa que se mantenían en el tiempo, lo que "demuestran su potencial para su desarrollo como formulación de larga duración".

Sin embargo, hacen falta más estudios que confirmen su seguridad y su eficacia a largo plazo antes de empezar a investigar en humanos.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0