Buscar

La inmigración aumenta la proliferación de clínicas ilegales que infiltran silicona líquida en tratamientos estéticos

19/01/2009 - 10:20

No existe una prohibición expresa para utilizar silicona liquida pero dejó de usarse ante la posibilidad de que apareciesen problemas

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

La expansión de la inmigración ha provocado una proliferación de clínicas ilegales en España que infiltran silicona líquida en tratamientos estéticos, según explica el ex-presidente de la Asociación de Cirujanos Plásticos de España, Cristino Suárez López de Vergara, que incidió en la importancia de frenar este tipo de tratamientos que pueden causar graves secuelas físicas y psicológicas.

"Todo esto ha surgido a raíz de la inmigración sudamericana que tiene una cultura diferente en cuanto a la estética, donde está tolerado todo, y que se ha trasladado a España", advierte en declaraciones a Europa Press. Precisamente, el aumento de la demanda de este tipo de productos se puede ver en las consultas de cirujanos plásticos y estéticos que, desde hace años, decidieron prohibir su uso entre sus especialistas.

"En teoría no se debería administrar en ningún lado, pero en lo que respecta a la cirugía plástica y reparadora no está permitido; sin embargo, puede ser utilizado por médicos estéticos en consultas generales que no tienen escrúpulos a la hora de utilizarlo", explica.

En España, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AGEMED), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, actualmente no existe una prohibición expresa para utilizar silicona liquida como implante. No obstante, antes de su posible introducción en el mercado estético, la normativa recuerda que toda utilización estará sujeta a la regulación europea, y que los productos deben estar registrados en la agencia española.

Al respecto, el presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC), el doctor José Víctor García, explicó a Europa Press que "es un producto que se utilizó en su momento, pero dejó de usarse ante la posibilidad de que apareciesen problemas". "Aunque no hay más ni menos acreditación de efectos adversos por la silicona que por la poliacrilamida, la diferencia es que en la segunda unos laboratorios se molestaron en acreditarla y en el caso de la silicona no se pidió", añadió.

No obstante, confirmó que no se trata de un producto usado por los especialistas en Medicina y Cirugía Cosmética en España, sobre todo, teniendo en cuenta que existe en el mercado productos con seguridad acreditada y que no se realizaron estudios que acreditaran su inocuidad.

PUEDE CAUSAR LA MUERTE.

Dentro del sector se ha observado que cada vez surgen más casos de pacientes afectados por 'alogenosis iatrogénica', una enfermedad producto de la infiltración de aceites de silicona que, al no ser absorbido por el cuerpo, tiene riesgo de migrar a otros órganos produciendo depresiones, cicatrices y traumatismos. Aunque, como alerta Suárez López de Vergara, sobre todo hay que tener en cuenta que puede producir embolias, que pueden causar hemiplejias e incluso la muerte.

Así, se ha podido observar que "en la mayoría de las veces, se desenvuelve como el aceite: se va colando y permeabilizando, y emigra en prácticamente el cien por cien de los casos". Se desconoce el tiempo en producir las secuelas, de hecho existen casos con resultados positivos donde el producto se ha conseguido fijar a las células del cuerpo humano consiguiendo un resultado es permanente.

Todas las partes del cuerpo son susceptibles a utilizar en ellas estos implantes. Así, se conoce su infiltración en pechos y glúteos, al igual que en el rostro para reducir arrugas, rellenar contornos y solucionar atrofias faciales. No obstante, según expertos, los riesgos son excesivos si se tiene en cuenta que la 'alogenosis iatrogénica' no tiene tratamiento, aunque a veces se puede amputar la zona, "siempre que el producto se encuentre bien localizado".

En el caso del pecho, puede producir mastectomía subcutánea, una deformación producto de la inyección de silicona que, según explica el experto, se puede solucionar con una cirugía eliminando la grasa del pecho y sustituyéndola por una prótesis. En cuanto a los efectos faciales, recuerda haber tenido pacientes con labios caídos a causa de una inyección de aceite de silicona y pómulos que terminaron produciendo bolsas sobre la barbilla.

A su juicio, la única sustancia que debería ser considerar para este tipo de infiltraciones debería ser el ácido hialurónico que "tiene la ventaja de ser biodegradable, de modo que si tienen un mal resultado se sabe que al año y medio esta resuelto el tema porque el cuerpo lo reabsorbe y lo elimina".

Por otra parte, el presidente de la SEMCC advirtió de que existen nuevos productos que podrían estar copando el mercado ilegal, es el caso de metacrilato que se utiliza en Brasil para realizar bioplastias y que, al tratarse de un envase pequeño, podría ser muy fácil de introducir en España.


Otras noticias

Contenido patrocinado