Buscar

Una de las acusaciones particulares recurrirá al Supremo la condena del kamikaze de Valladolid

9/02/2010 - 19:29

Mantiene la petición de más de 30 años de cárcel al considerar, en contra del criterio de la Audiencia Provincial, que es imputable

VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)

Una de las dos acusaciones particulares personadas en el juicio contra Manuel Jesús P.G, el kamikaze que en marzo de 2007 llegó a circular en sentido contrario a lo largo de casi 60 kilómetros por la A-6 entre Tordesillas y Villardefrades, en la provincia vallisoletana, y provocó dos accidente de tráfico con el resultado de dos fallecidos y cuatro personas heridas, recurrirá al Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial que absolvió al acusado por carecer de responsabilidad penal.

Frente a dicho fallo absolutorio, pues la Sala aplicó al kamikaze la eximente completa derivada de trastorno mental--padece una esquizofrenia paranoide--y le impuso, como medida de seguridad, el internamiento por espacio de cuatro años en un centro psiquiátrico, el acusador particular sigue insistiendo en que Manuel Jesús P.G. es imputable, pues decidió dejar de medicarse voluntariamente pese a ser consciente de su enfermedad, y por ello debería ser condenado a más de 30 años de prisión como autor de dos delitos de homicidios dolosos y cuatro delitos de lesiones dolosas, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Alternativamente, y para el supuesto de que se mantuviese la absolución, el acusador reclamó el internamiento del kamikaze por espacio de 20 años en un establecimiento cerrado, en lugar de los cuatro establecidos por el tribunal vallisoletano.

Durante el juicio, el acusado explicó que el día de autos, un domingo de operación retorno, su propósito era el de dirigirse al País Vasco al creer que allí estaría a salvo, ya que desde hacía varios días pensaba que le perseguían para acabar con su vida. "No recuerdo lo que pasó ni cómo me metí en dirección contraria, sólo que oía voces que me decían: ¡márchate de Salamanca, coge esta carretera, vete por aquí, vete por allá"!, aseguró el acusado.

El condenado, que es un español nacido en Sidi Ifni (Marruecos) hace 44 años y vecino de Salamanca, donde trabajaba como peón en una empresa agrícola, recorrió el día 11 de marzo de 2007 casi 60 kilómetros en sentido contrario en los carriles que van en dirección a Madrid. Accedió a la A-6 en Tordesillas y en torno a las 18.05 horas se recibieron en el Servicio de Emergencias 112 las primeras llamadas de conductores que se cruzaron con el Peugeot 205 blanco que conducía.

A las 18.15 horas se informó al 112 del accidente producido a la altura de Vega de Valdetronco en el que fallecieron la conductora de un Renault Megane, Raquel Monreal, de 36 años, y el conductor de un Volkswagen Golf, Francisco J. Arcilla, de 42 años, ambos naturales de Madrid. Al parecer, el primer vehículo se saltó la mediana de la autovía al intentar esquivar al kamikaze y colisionó con el segundo.

En el siniestro resultaron también heridas graves dos mujeres naturales de Madrid que circulaban en el Renault Megane, Raquel Carmona, de 35 años, y María Luz Monreal, de 39 años, esta última hermana de la fallecida.

Minutos después, el kamikaze provocó un segundo accidente en el kilómetro 200 de la misma vía, al salirse un Renault Laguna en el que viajaban otras dos personas que sufrieron distintas lesiones.

Contenido patrocinado

Otras noticias