Buscar

Última hora
Dan por controlado el incendio de Moguer y los desalojados pueden volver a sus casas

Un pueblo de León pide a unos monjes que se vayan por "romper la tradición"

EFE
21/03/2010 - 19:43
En la imagen, el reloj y la torre de la discordia.

Más de cien personas se han manifestado hoy a las puertas de la iglesia parroquial de Rabanal del Camino (León) para pedir que se vayan los dos monjes benedictinos del Monasterio de San Salvador del Monte Irago, a los que acusan de "romper la tradición del pueblo".

El presidente de la Junta Vecinal de esta localidad leonesa, Juan José Prieto, ha explicado a EFE que han acudido vecinos y "allegados con intereses en el pueblo", a la vez que ha aclarado que su protesta no va "en contra de la Iglesia".

La concentración "pacífica" ha tenido lugar mientras en el interior de la iglesia de La Asunción se celebraba la misa, que los monjes han programado a las doce del mediodía para hacer coincidir con la protesta, media hora antes de lo que es habitual, ha comentado Prieto.

En la iglesia, según el presidente de la Junta Vecinal, apenas una docena de personas "afines y llegadas de fuera del pueblo" atendían a la homilía.

La razón de la discordia

La polémica surgió el pasado verano, cuando los monjes encargaron un proyecto para arreglar la iglesia, que incluía "quitar el reloj", que "es del pueblo", eliminar el campanario y llevar a cabo una remodelación de la plaza.

El descontento de la gente se fue generalizado y agravando después de que el 15 de agosto, festividad de La Asunción, patrona del pueblo, los monjes decidieran no celebrar la tradicional procesión de la Virgen por la confrontación de los vecinos.

El año pasado, los monjes tuvieron que salir del pueblo

El 15 de septiembre, cuando los vecinos de este pueblo de apenas 60 habitantes pidieron "explicaciones", la presión vecinal y los altercados llevaron a los monjes a abandonar el pueblo y fueron llamados a capítulo por la orden benedictina, con sede en la Archiabadía de Santa Otilia, en Alemania, aunque regresaron este invierno.

Prieto ha asegurado que el Obispado de Astorga, al que pertenece esta parroquia, "sabe todo lo que hay", pero no atiende las peticiones del pueblo de trasladar hasta allí a "un cura de toda la vida".

La postura del párroco

Por su parte, el párroco, Juan Antonio Tores, ha declarado a los periodistas que muchos de los manifestantes no residen en el pueblo, mientras que a la misa sí han asistido muchos vecinos.

Torres ha desmentido que se vaya a "excomulgar" a nadie o que los religiosos "insulten llamando herejes" a quienes no acuden a misa.

"La Iglesia es libre de decidir las horas de sus liturgias" y "dentro de la Iglesia hay muchas líneas", por lo que cada creyente elige "libremente" la que "le gusta", ha comentado.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0