Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Un torero catalán hace el paseíllo en madrid con senyera y barretina para defender la fiesta

20/05/2010 - 19:31

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El torero catalán Serafín Marín hizo este jueves el paseíllo en la Plaza de Las Ventas de Madrid vistiendo la senyera -la bandera autonómica catalana- y la barretina -el gorro típico de su comunidad- como reivindicación en defensa de la Fiesta Nacional.

Marín repitió en su salida al coso madrileño el gesto del pasado domingo, cuando apareció en la Plaza de Toros de Barcelona con los símbolos de su comunidad. Intentaba así llamar la atención sobre el interés que la Fiesta despierta en Cataluña frente al debate suscitado en el Parlamento autonómico para prohibir las corridas.

Marín cosechó una gran ovación el domingo en Barcelona, pero su guiño no tuvo la misma aceptación este jueves en Madrid. Aunque un amplio sector del público de Las Ventas recibió con aplausos al torero catalán, algunos no entendieron que saliera con la bandera catalana y le pitaron.

Serafín Marín se ha convertido en uno de los principales defensores de la Fiesta Nacional en Cataluña desde que los partidos nacionalistas iniciaron la tramitación parlamentaria de una iniciativa legislativa popular para prohibir esta clase de festejos en la región.

De hecho, Marín fue uno de los toreros que compareció ante el Parlamento de Cataluña el pasado mes de marzo para defender las corridas y explicar la vinculación de esta fiesta con su comunidad autónoma.

Marín, nacido el 15 de mayo de 1983 en la localidad barcelonesa de Montcada i Reixac, está considerado como "el máximo representante del toreo catalán" por la empresa Taurodelta, gestora de la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid.

Debutó con picadores el 10 de febrero de 2001 en Recas (Toledo), donde cortó una oreja a cada uno de los animales. Su primera aparición en Madrid se produjo pocos meses después, el 30 de septiembre del mismo año. En 2002, tomó la alternativa en Barcelona apadrinado por José Pacheco "El Califa" y el 9 de marzo de 2003 se confirmó como matador en la catedral del toreo con un encierro de Martín Lorca.

Los empresarios de Las Ventas destacan de Serafín Marín su "valor sereno, la quietud, la profundidad y la ligazón", que le han permitido convertirse en "uno de los toreros más interesantes para el aficionado y uno de los más firmes candidatos a dar el paso a los lugares de privilegio".

En su haber tiene el mérito de ser uno de los toreros que más trofeos ha conseguido en la plaza de Las Ventas en los últimos años. "Su valor sereno, utilizado para realizar el toreo largo, profundo y ligado, es garantía de éxito y disfrute para todos los que compartimos la pasión por la Fiesta de los Toros", aseguran desde Taurodelta.

(SERVIMEDIA)

20-MAY-10

AHP/lmb


Otras noticias

Contenido patrocinado