Buscar

El mayordomo de Diana "no dijo la verdad", según el juez

1/04/2008 - 18:20

LONDRES, (Reuters/EP) Paul Burrel, el mayordomo de confianza de la princesa Diana, no dijo la verdad en la investigación sobre su muerte, según dijo el martes al jurado el juez que preside el proceso.

"En definitiva, podrían pensar que el comportamiento de Burrel ha sido bastante deshonroso", dijo el juez Scott Baker al jurado en su conclusión de la investigación oficial sobre la muerte de Diana y su pareja Dodi al Fayed, en un accidente de coche en París, en 1997.

Burrel, que se llamaba a sí mismo "la roca de Diana", se enfrentó en enero a tres días de preguntas de los abogados, y se le preguntó en repetidas ocasiones cuánto sabía en realidad de los secretos que se suponía que le guardaba a la princesa.

En febrero, Scott Baker le pidió a Burrel que volviera al tribunal para explicar las discrepancias entre sus declaraciones y comentarios atribuidos a él en un periódico sensacionalista, pero el mayordomo se negó.

"Era claramente obvio, ¿no es cierto?, que el testimonio que dio en esta sala no era la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad", dijo el martes Baker.

En una mordaz referencia al emotivo testimonio de Burrel, dijo al jurado "les advierto que procedan con cautela, especialmente cuando y si se quedan con la impresión de que sólo les dijo lo que quería que escucharan".

El magistrado hizo un resumen a los miembros del jurado después de que éstos escucharan a más de 250 testigos durante los últimos seis meses, en un proceso que ha atraído la atención de los medios de todo el mundo.

El lunes, el primer día de su intervención ante el jurado, el juez descartó las teorías de la conspiración de Mohamed al Fayed, padre de Dodi, que afirmó que la pareja había sido asesinada por los servicios de seguridad británicos por orden del príncipe Felipe, porque la familia real no quería que la madre del futuro rey de Inglaterra tuviera un hijo con Dodi.

El proceso se ha retrasado 10 años para esperar a que terminara primero el proceso legal francés y después la investigación policial británica.

Ambas investigaciones policiales decidieron que se había tratado de un trágico accidente, debido a que el chófer Henri Paul estaba borracho y conducía demasiado deprisa cuando su Mercedes chocó en un túnel de París, cuando eran perseguidos por los paparazzi.

El jurado, que tiene hasta el miércoles por la mañana para considerar su decisión, tiene cinco veredictos para elegir, incluyendo muerte indebida por negligencia grave del chófer, de los "vehículos que seguían", o por ambos.

Las otras dos alternativas son muerte accidental o un veredicto abierto si los 11 miembros del jurado no ven pruebas suficientes para apoyar ningún veredicto. El juez aspira a una decisión unánime, pero si no es posible aceptará un veredicto por mayoría.

Contenido patrocinado

Otras noticias