Buscar

Fernández Vara dio su último adiós al sacerdote jesuita Padre Velasco en Villafranca de los Barros

1/04/2008 - 20:55

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, visitó en la tarde de hoy la capilla ardiente del sacerdote jesuita Padre Velasco en el Colegio San José de Villafranca de los Barros, centro donde el dirigente extremeño cursó sus estudios durante varios años como alumno interno.

VILLAFRANCA DE LOS BARROS (BADAJOZ), 1 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, visitó en la tarde de hoy la capilla ardiente del sacerdote jesuita Padre Velasco en el Colegio San José de Villafranca de los Barros, centro donde el dirigente extremeño cursó sus estudios durante varios años como alumno interno.

Fernández Vara quiso dar su último adiós al jesuita, que falleció en la mañana de hoy a los 83 años después de una larga enfermedad. El entierro se celebrará mañana a las cinco de la tarde en la propia capilla del colegio en cuyas puertas se ha instalado un libreto que recoge los mensajes y testimonios de quienes acuden a despedirse.

Quienes le trataron destacan su sosiego y su entrega como profesor, como encargado de la economía del colegio, como sacerdote y como compañero. Llevaba 48 años en el Colegio San José de Villafranca, una localidad donde era muy querido y, prueba de ello, fue el goteo incesante de visitas a la capilla ardiente instalada en el propio centro desde que se conoció su fallecimiento.

Alumnos y antiguos alumnos, profesores, personal del centro, miembros de otras comunidades religiosas de Villafranca y vecinos en general quisieron unirse al dolor de la Compañía de Jesús en esta jornada.

No por esperado ha sido menos sufrido su fallecimiento en su entorno, puesto que su carisma le había granjeado numerosas amistades.

Llegó a la ciudad y al colegio en los años sesenta procedente de Francia y con una filosofía avanzada que según recuerdan quienes le tuvieron cerca, permitió introducir novedades destacadas en la vida del colegio. Desde entonces nunca dejó este centro donde, conocedor del mal que le aquejaba, pidió morir en lugar de trasladarse a la residencia jesuítica de Alcalá de Henares para pasar sus últimos días.

Otras noticias

Contenido patrocinado