Buscar

Caminar sobre los talones prueba que el ser humano es agresivo, según un estudio

16/02/2017 - 11:58

Caminar sobre los talones, una característica que separa los grandes simios, incluyendo humanos, de otros primates, confiere ventajas en la lucha.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Aunque el movimiento del tercio anterior del pie es importante para la rapidez, estar erguido con los talones plantados permite más fuerza de balanceo, de acuerdo con el biólogo de la Universidad de Utah y autor principal de un estudio al respecto David Carrier, lo que sugiere que la capacidad de agredir puede haber jugado un papel en la configuración de nuestra postura.

"Esta historia es una pieza más en un cuadro más amplio, un conjunto de caracteres distintivos que son consistentes con la idea de que estamos especializados en algún nivel de comportamiento agresivo", dice Carrier, que ha publicado sus resultados en Biology Open.

Carrier estudia la biomecánica de cómo se mueven los animales y qué sugiere la mecánica del movimiento sobre el curso de la evolución de un animal. Tales estudios en primates y seres humanos se dirigen a una controversia centenaria sobre la naturaleza humana. ¿La humanidad es naturalmente agresiva y confrontativa, hecha menos violenta a través de las influencias controladoras recientes de los gobiernos, o inherentemente pacífica y benevolente, convirtiéndose en beligerante sólo cuando estados y economías llevaron al poder centralizado ya la propiedad de los recursos?.

Este experto dice que cuando los miembros de la misma especie compiten por recursos o parejas, las apuestas son altas y la competencia física es costosa, exigiendo el máximo rendimiento del sistema músculo-esquelético y cardiovascular. Los rasgos fisiológicos que confieren ventajas en la lucha son diferentes de los requeridos para otras tareas.

Si las características que distinguen a los humanos y los grandes simios de otros primates no son beneficiosas para la lucha, dice, entonces la hipótesis de que la agresividad era importante en nuestro pasado evolutivo sería falsificada. Sin embargo, si los rasgos anatómicos distintivos de los simios son beneficiosos para el éxito en la lucha, entonces se apoyaría la hipótesis de que la competencia física ayudó a moldear nuestra evolución.

TALONES PLANTADOS DE LOS SIMIOS

La mayoría de las especies de mamíferos, incluyendo la mayoría de los primates, se paran, caminan y corren con su talón elevado sobre el suelo. Estas posturas, llamadas digitigrado y unguligrado, aumentan la economía de funcionamiento al alargar la extremidad y mejorar el almacenamiento y recuperación de la energía de deformación elástica en los tendones y ligamentos de la extremidad inferior. La postura del talón de los grandes simios, llamada plantigrada, se comparte con otras especies menos especializadas para correr, como osos, lobos y algunos roedores.

Una hipótesis para la evolución de la postura de los grandes simios tiene que ver con cómo los simios se suben y se forrajean en los árboles. En lugar de caminar sobre cuatro miembros a lo largo de las copas de las ramas como otros primates, los simios tienden a colgarse usando sus brazos y caminar sobre sus patas traseras con el equilibrio de apoyo de sus brazos en otras ramas. Para facilitar esto, los simios pueden haber desplazado su centro de masa hacia las patas traseras, lo que daría una postura plantigrada.

Otra hipótesis, que Carrier y su colega Christopher Cunningham de la Universidad de Georgia exploró, es que una postura plantigrada permite a los brazos una fuerza más llamativa al aumentar el par, o la fuerza de rotación que se puede aplicar al suelo.

PONER LA TEORÍA A PRUEBA

Carrier y Cunningham pusieron una placa de fuerza para que los voluntarios se pusieran de pie y grabaron la fuerza aplicada al suelo mientras los voluntarios golpeaban y empujaban un gran péndulo pesado. Midiendo la velocidad que los voluntarios imparten al péndulo, junto con la resistencia conocida del péndulo a la aceleración, los investigadores calcularon el trabajo realizado.

Doce voluntarios completaron la tarea con los talones plantados y los talones hacia arriba, ya sea con un pie o dos. Los comportamientos incluyeron golpes y empujes laterales, golpes hacia abajo, golpes hacia delante y tirones hacia atrás.

Para ilustrar aún más la importancia de la fuerza de rotación aplicada por los pies, dice Carrier, también pidieron a los voluntarios que empujasen el péndulo mientras están de pie sobre una lámina de Teflón y llevan un calcetín de baja adherencia. Sin la capacidad de ejercer una fuerza de rotación en el suelo, los voluntarios simplemente giraron en su lugar.

En todos los casos, la fuerza o energía aplicada fue mayor en postura plantigrada que digitigrada, lo que confirma la hipótesis del equipo de que una postura plantigrada permite a una persona o un mono ejercer más fuerza y energía, una ventaja en la lucha. La agresión física no es claramente el único comportamiento que influyó en la evolución de nuestros pies, dice Carrier, pero los resultados de este experimento son consistentes con la hipótesis de que la selección sobre la capacidad de lucha desempeñó un papel importante.

En cuanto a la cuestión más amplia de si la selección sobre el comportamiento agresivo influyó en la evolución de nuestra especie, Carrier señala que "la forma de nuestros pies es una de una serie de rasgos anatómicos distintivos, que abarcan de nuestra cara a nuestros talones".

Otras noticias

Contenido patrocinado