Buscar

El cónsul de España en Washington se burla en Facebook de Susana Díaz y del acento andaluz

1/08/2017 - 14:12 | 19:02 - 1/08/17
  • Exteriores lo destituye un día después
  • El cónsul escribió una crítica en 'andaluz' contra la política
  • Susana Díaz ha defendido en Twitter su tierra y su acento
El comentario del cónsul Sardà en Facebook.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, ha destituido al cónsul de España en Washington, Enrique Sardà Valls, por burlarse del acento andaluz de la presidenta de la Junta Susana Díaz en las redes sociales.

El cónsul publicó este lunes un comentario en el que criticaba a la presidenta andaluza por llevar un vestido similar al de la reina Letizia, al tiempo que se ríe del acento andaluz. La publicación, ya retirada pero capturada por otros usuarios de la red social, basa su crítica en que el color del vestido de la política andaluza es el mismo del de la reina Letizia, en un acto en el que se encontraron.

"Verano tórrido. Hay q ber q. ozadia y mar gusto la de la susi. Mira q ponerse iguá q litirzia. Cm se ve ke n. sabe na de protoculo ella tan der pueblo y de izquielda. Nos h a esho quedar fatá a los andaluse". Y concluye: "Dimicion ya", escribió Sardà sobre la imagen. Y añadió: "Foto cortesía de 'amigos que aman a Letizia y se aficionan a su belleza', grupo de fan de la Reina al que me he apuntao".

Piden una "rectificación pública"

"Su conducta tiene que ser reprobada", aseguraba el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, al ser preguntado sobre este asunto en la conferencia de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, en la que informaba de que había hablado por teléfono con el ministro, que no conocía lo sucedido, para transmitirle la queja del Gobierno andaluz y pedirle una "rectificación pública". El también consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática envió demças una carta a Dastis en la que le solicitaba formalmente que sea reprobado.

La propia Susana Díaz ha salido al paso de la polémica presumiendo de ser andaluza. "Orgullosa de ser andaluza y de mi acento andaluz", ha manifestado en su cuenta oficial de Twitter.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 5

#1
01-08-2017 / 15:54
ALMUSTAFA
Puntuación 4

hay que ver lo que hace la ignorancia, ... esa si que es osada

#2
01-08-2017 / 16:00
Pozi
Puntuación 3

Otro pelota patatero y encima idiota. Se cree que como los suyos bromean y se burlan así, es digno de publicarse en las redes sociales.

#3
01-08-2017 / 16:18
MALLORQUIN
Puntuación 2

Amigos Andaluces, no tomen en cuenta a estos que nos representan fuera, qué compatriota va a llamar a nuestra embajada en Washington?? cuando necesitemos algo preferiremos llamar a Antonio Banderas o Pé, antes que a este pobre hombre.

#4
01-08-2017 / 16:47
AMAIA
Puntuación 3

Solo reprobación?.

Os habeis quedao muy cortos.

Destitución inmediata para un auténtico impresentable que ostenta un cargo público.

#5
01-08-2017 / 18:30
No se confundan
Puntuación 7

El que habla bien da igual que tenga acento castellano, gallego, andaluz....y el que no sabe hablar ya puede tener el mejor acento del mundo que todos se darán cuenta de que es un zoquete.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora