Buscar

Solo el 0,4% de los bebés nacidos en julio y agosto lleva el apellido materno antes del paterno

4/09/2017 - 17:58 | 18:15 - 4/09/17
  • Cataluña, la comunidad donde más se ha aplicado la medida
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime

Un total de 346 niños nacidos en julio y agosto de este año fueron inscritos en los registros civiles con el apellido de la madre en primer lugar, es decir, el 0,4% de los 71.674, según los datos del Ministerio de Justicia.

La reforma del Código Civil, que entró en vigor el pasado 30 de junio, apenas ha tenido impacto en el número de niños con apellido de la madre, pues solo en junio se registraron 320 casos de los 36.420 nacidos, casi los mismos que en los últimos dos meses.

Cataluña, el sitio más habitual

Los datos indican también que la comunidad autónoma que más ha optado por anteponer el apellido materno es Cataluña, con 74 casos, seguida de Andalucía, que, con un número de nacimientos similar (en torno a 13.000), hay 39 bebés con el apellido de la madre primero.

Desde finales del pasado mes de junio el artículo de la reforma del Registro Civil referido al orden de los apellidos, señala que los progenitores deben ponerse de acuerdo en el plazo de tres días y en caso de desacuerdo, el encargado del Registro Civil deberá decidir el orden pero no poniendo el del padre en primer lugar por defecto sino teniendo en cuenta el interés superior del menor.

Una reforma anterior de 1999 ya permitía inscribir al niño con el apellido de la madre en primer lugar, siempre que los padres enviaran una solicitud al Juez encargado del Registro Civil y una declaración de mutuo acuerdo. Hasta el pasado 30 de junio, en caso de no existir consenso, se daba preferencia por defecto al apellido paterno.

Desde 2010, la tendencia a anteponer el apellido materno ha sido creciente en los últimos siete años. Así, en 2010 fueron 1.546 los bebés inscritos con el apellido materno en primer lugar; en 2011, un total de 2.336; en 2012, 2.677; en 2013, 2.632; en 2014, 2.676; en 2015, 2.823; y en 2016, 2.953.

Estas reformas no afectan a los extranjeros residentes que tienen hijos en España, ya que solo pueden acogerse a la ley de su país de origen y, en el caso de que esta no contemple la posibilidad de decidir el orden de los apellidos, como ocurre desde el 30 de junio en España, no podrán acogerse a este derecho.

Por ejemplo, los marroquíes -una de las nacionalidades mayoritarias entre los 4,4 millones de extranjeros que viven en España- deberán seguir poniendo únicamente el apellido paterno a la hora de registrar a sus hijos, tal y como establece la legislación de Marruecos, según explica a Europa Press la Embajada de Marruecos en España.

Además, en España el nacimiento de un hijo de personas de origen extranjero no supone que ese descendiente tenga nacionalidad española ya que el país se rige por el criterio jurídico de 'ius sanguinis', es decir, que una persona adquiere la nacionalidad en función de la de sus padres y no por nacer en suelo español.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
04-09-2017 / 20:11
anti-basura
Puntuación 17

En estas idioteces que no le importan a nadie y en robar es en lo que trabajan nuestros ejemplares políticos patrios.

#2
04-09-2017 / 23:47
Mike
Puntuación 5

El apellido materno es el paterno de la madre XD

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.