Buscar

Cañete ve la agricultura "clave" para luchar contra el cambio climático y la salida de EEUU como un "reto" para la UE

11/09/2017 - 13:23

Tejerina apunta que España votará a favor de mantener el uso del glifosato pero dice que se necesita el voto de más países

VALLADOLID, 11 (EUROPA PRESS)

El comisario de Acción por el Clima y Energía de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete, considera que la agricultura es "clave" para luchar contra el cambio climático y ve "un reto" para los Veintiocho el "creciente aislacionismo" de Estados Unidos, tras su salida del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Durante la inauguración de las VIII Jornadas de Cooperativismo Agrario en Valladolid, el comisario ha ahondado en el "creciente aislacionismo" de Estados Unidos, tanto en el ámbito económico como en el ambiental y valora que este hecho supone "un reto" para la Unión Europea, que "ha dado un paso al frente en ambas materias".

En ese sentido, ha destacado que recientemente la UE ha firmado un acuerdo comercial con Japón que "beneficiará" al sector agrícola europeo y ha señalado que próximamente se iniciarán negociaciones con Australia y Nueva Zelanda para llegar a un acuerdo comercial, al tiempo que se potenciarán los existentes con México y Mercosur.

Arias Cañete ha analizado los cambios políticos durante el último año en la Unión Europea entre los que ha destacado el rechazo a los populismos en las elecciones celebradas en los distintos Estados miembro o el crecimiento en la zona euro, aunque ha insistido en la importancia de mantener los esfuerzos para consolidar la recuperación.

En materia de la lucha contra el cambio climático, ha defendido el trabajo de la Unión Europea para "contrarrestar" la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París como las alianzas que se están desarrollando con China y Canadá en esta materia, al tiempo que ha recordado que numerosas ciudades y estados de Estados Unidos se han desmarcado de la decisión del presidente Donald Trump.

A pesar de Estados Unidos, ha dicho que en materia de lucha contra el cambio climático, "el trabajo más duro está por hacer" y que se requerirán esfuerzos adicionales por parte de todos los sectores, entre los que ha incluido a la agricultura porque, entre los difusos, es el quinto que más gases de efecto invernadero emite y ha añadido que esta variable se ha incluido en el diseño de la nueva Política Agrícola Común (PAC).

En cuanto a la agricultura, ha advertido de que es más fácil reducir las emisiones en el transporte, pero que, a pesar de ello, la Unión Europea "ha decidido actuar" en este sector con esfuerzos compartidos, ya que la media de las emisiones en el conjunto de los Veintiocho en este sector es del 11,3 por ciento. Sin embargo, por países las de Irlanda llegan a un 32%, las de España al 14% y las de Malta se quedan en un 3,3% del total de las de los sectores difusos que en España suponen el 26 por ciento.

Respecto a la reducción de emisiones en la agricultura, ha admitido que "va a ser complicado llegar a un acuerdo" en el Consejo de ministros de la UE de octubre en Luxemburgo porque el Parlamento tiene una postura Común pero no es así en la Comisión Europea.

De cara a los próximos meses, ha indicado que la Comisión Europea publicará a finales de noviembre un documento de reflexión que incluye el peso fundamental que tendrá la componente de cambio climático y confía en que existe "un amplio margen para luchar contra el cambio climático en la agricultura", por ejemplo, a través del desarrollo de economía circular y la "utilización en cascada" de biomateriales.

En este ámbito, ha añadido la "brecha muy importante" que supondrá la salida de Reino Unido --que supondrá menos aportación económica al conjunto de los futuros Veintisiete-- y las nuevas necesidades europeas como la migración, la seguridad, el territorio o la política de fronteras.

A ese respecto, ha dicho que en el análisis de cinco escenarios diferentes a consecuencia de esta nueva realidad, está claro que el sector agrario contribuirá a ampliar los objetivos de reducción, que la mitigación y la adaptación serán claves y parte de la política de cambio climático y que el año 2018 será clave para el futuro de la PAC.

En ese marco, ha valorado los esfuerzos de la agricultura por mejorar el uso y la gestión de los recursos hídricos, como el plan de modernización de regadíos, y asegura que España, en ese ámbito, "está en el buen camino". Si bien, ha advertido de que "las políticas serán cada vez más exigentes" y confía en que este será de los países que mejor se adapte porque el sector agrícola es muy dinámico.

Por su parte, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel Garía Tejerina, ha incidido en la importancia de modernizar regadíos y mejorar el uso del agua porque el cambio climático podrá traer escenarios "como el de este año" de recursos escasos. Por ello, ha añadido que en el futuro serán necesarias más herramientas de gestión de riesgos porque el cambio climático es una realidad "más avanzada de lo que se pensaba".

Por ello, ha abogado por transformar la agricultura en un motor de lucha contra el cambio climático y ha asegurado que la Unión Europea ha adoptado medidas "realistas" para reducir este fenómeno. "Si no actuamos ya, no podremos pararlo", ha advertido.

GLIFOSATO

Preguntados al término de sus intervenciones por el futuro del herbicida glifosato, el comisario ha adelantado que "en el próximo mes" se tomarán "decisiones" al respecto, mientras que García Tejerina ha dicho que España sigue los dictámenes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria "que vela por la salud".

Así, ha adelantado que España tiene una posición favorable a la continuidad del glifosato pero admite que "el voto a favor por sí solo de España no basta" y que se requieren los apoyos de más países. Por ello ha arengado a las organizaciones y cooperativas agrarias que "muevan a sus gobiernos para que el glifosato siga estando en la agricultura".

Otras noticias

Contenido patrocinado