Buscar

¿Peor preparados para el mundo laboral? Los estudiantes españoles no saben trabajar en equipo

10:04 - 21/11/2017
  • PISA lanza su primer informe sobre trabajo en equipo
  • Existe una diferencia de género: las chicas son más colaborativas
  • Las chicas son mejores en lectura pero peores en matemáticas

En un mundo como el actual, donde la globalización, la conexión de culturas y la gestión entre equipos son tres elementos básicos a la hora de desarrollarse profesionalmente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha lanzado un informe preocupante: los estudiantes españoles no saben trabajar en equipo. Las chicas obtienen mejores resultados que los chicos en la resolución de problemas en grupo, así lo indica en su primer informe PISA dedicado exclusivamente al trabajo en equipo, pero aún así están muy lejos de los resultados de los países asiáticos, que se colocan en cabeza.

De media, según ese documento, las estudiantes superan por 29 puntos a sus compañeros, una diferencia que se eleva a más de 40 puntos en Australia, Finlandia, Letonia, Nueva Zelanda y Suecia, y que se reduce a menos de 10 en Colombia, Costa Rica y Perú. En total, las chicas obtienen en la OCDE 515 puntos en la materia, frente a los 508 de los chicos. Rondan ese baremo de referencia países como España, con 508 y 485 puntos, respectivamente.

El estudio se efectuó en 2015 en 32 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otras 19 naciones o economías asociadas y contrasta con evaluaciones individuales en conocimientos específicos, según las cuales las chicas son mejores en lectura, pero peores en matemáticas y ciencias.

En esta ocasión se constata que las estudiantes se interesan más por las opiniones de los demás y quieren que los otros tengan éxito, mientras que los chicos ven mejor los beneficios individuales del trabajo en equipo. La OCDE refleja además que aunque los chicos son más eficientes a la hora de completar una tarea y de encontrar la información necesaria cuanto antes, las chicas muestran un comportamiento más cooperativo y más entusiasmo.

Más allá de la diferencia de género, los estudiantes de Singapur (561), Japón (552), Hong Kong (541) y Corea (538) son los que obtienen mejores resultados en el trabajo en equipo, frente a los de Túnez (382), Brasil (412), Montenegro (416) y Perú (418).

La OCDE apunta que la nota obtenida en distintos países en ciencias, matemáticas y lectura no siempre va asociada a un mejor puesto en esta ocasión, y precisa que países como EEUU (520) superan las expectativas.

El organismo recalca la importancia de preparar a los estudiantes para saber cooperar en un mundo que cambia cada vez más rápido y en el que es necesario trabajar con gente de distintas culturas e ideas. Su extensivo estudio advierte en esa línea que solo el 8% de los alumnos examinados puede solucionar problemas en un entorno de cooperación complejo, porcentaje que en Singapur sube al 21% y que ronda el 15% en Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

¿Y el deporte?

Entre los factores de influencia figura la actividad física: aquellos que hacen deporte dos o más días a la semana superan en unos 20 puntos a los que no, pero cuando pasan de cuatro días acaban 31 puntos por debajo.

Los que juegan a videojuegos tienen un resultado final 32 puntos inferior que aquellos que no, mientras que la conexión habitual a internet o redes sociales va asociada con una mejora de siete puntos.

El entorno social del alumno también tiene un peso destacable, aunque depende de los países: de media, los hijos de inmigrantes obtienen un resultado 36 puntos inferior, pero en Macao (China), Singapur y Emiratos Árabes Unidos son mejores que los nativos.

La relación mantenida con los profesores, entre los propios alumnos y en casa se perfila igualmente como factor a tener en cuenta, razón por la cual la OCDE anima a revisar el sistema educativo para favorecer la disposición a colaborar, ya sea en las asignaturas existentes o a través de nuevos programas. "Los padres también pueden suponer una diferencia, porque la cooperación empieza en casa", concluye el organismo, que con este estudio quería suplir la falta de una comparativa internacional al respecto.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.