Buscar

Sanidad da luz verde al trasplante de corazón de donantes con hepatitis C

EFE.jpg
EFE
1/12/2017 - 13:47
  • España ha realizado ya los dos primeros trasplantes de estas características
  • Los órganos de un donante positivo C solo iban a receptores virus C
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime

España ha realizado ya con éxito los dos primeros trasplantes de corazón procedentes de donantes con el virus de la hepatitis C, una infección que hoy en día es curable gracias a los nuevos antirretrovirales, lo que supone "un cambio de paradigma" en el trasplante cardiaco.

Así lo ha señalado hoy la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, durante su intervención en un acto conmemorativo del 50 aniversario del primer trasplante de corazón realizado con éxito en el mundo.

Hasta ahora, los órganos procedentes de un donante virus C positivo sólo se utilizaban para receptores virus C positivo, pero según Domínguez-Gil, hay que actualizar esa recomendación y plantear su uso en receptores negativos de órganos torácicos -corazón y pulmón- que se encuentren en una situación crítica, "entre la vida y la muerte".

"Así que si llega un corazón adecuado por tamaño, por grupo sanguíneo, pero tiene una infección -hepatitis C- que ahora mismo se puede tratar con éxito en el receptor, esto ya no supondría un problema", ha afirmado la directora de la ONT, que ha anunciado la creación de un grupo de trabajo que está preparando un protocolo nacional al respecto.

De hecho, en España se han hecho ya dos trasplantes cardiacos con donantes virus C positivo "con buenos resultados". Uno de ellos tuvo lugar hace poco tiempo, pero el primero ha sido tratado con éxito, con injerto funcionante y curado de la hepatitis C.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.