Buscar

La justicia avala el despido de una vendedora que reveló el secreto de Papá Noel a una niña

13:59 - 9/01/2018
  • Dijo que despistara a su padre para comprar el regalo de Papá Noel
  • La trabajadora acumulaba además otras faltas, algunas graves
  • La sentencia argumenta que iba en busca del despido retribuido
Papa Noel. Imagen: Getty

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha avalado el despido procedente de una vendedora de El Corte Inglés que acumuló diversas faltas en el desempeño de su trabajo, entre ellas revelar a una niña de siete años la procedencia de los regalos de Papá Noel.

La sentencia, del pasado mes de junio y recogida por Europa Press, desestima el recurso presentado por la trabajadora contra la sentencia del Juzgado de lo Social Número 6 de Santa Cruz de Tenerife que declaró la procedencia del despido.

Los hechos se remontan al 12 de diciembre de 2015 cuando la trabajadora, en la sección de joyería de los grandes almacenes, le dice a la niña que se lleve a su padre a la sección de Perfumería para que la madre le compre un reloj como regalo de Papá Noel, lo que deja a la niña "desolada" y al encargado "avergonzado" ante las quejas de la familia.

Antes de esta situación, la dependienta fue acumulando diversas faltas hasta el punto de que en septiembre de ese mismo año, ya había sido sancionada con falta muy grave y suspensión de empleo y sueldo de 16 días por mantener una "actitud negativa, pasiva, poco diligente y muy alejada de la profesionalidad" que requiere su puesto de trabajo -en febrero fue traslada de la sección de Perfumería a Joyería-.

Además, la empresa cuestionó su "incorrección" en el atendimiento a los clientes, las ausencias de su área de trabajo y mal mantenimiento o la "falta total de respeto" hacia otros compañeros, aparte de que en las labores de empaquetado de regalo, estuvo a punto de herir a un niño al tirar las tijeras sobre el mostrador.

Buscaba el despido retribuido

En la sentencia se argumenta que detrás del mal comportamiento y desobediencia de la trabajadora se escondía su intención de "conseguir un despido retribuido" -llevaba 10 años en la empresa- algo que confesó en una discusión con otra trabajadora: "Que me eche, así me pagan todo lo que me deben".

Así, sostiene que los hechos probados podrían considerarse como falta leve o grave pero no muy grave, pero la continuidad de sus actos durante tres meses denota su "falta de buena fe" en el desarrollo de sus funciones.

El TSJC entiende que esta actitud no es aislada, y tras ser suspendida de empleo y sueldo y persistir en ella, 'obliga' a la empresa a activar el despido por "quiebra" de la confianza. "La empresa actúa conforme al convenio colectivo, imponiendo la sanción más grave prevista, esto es el despido, cuando ya había optado por la suspensión de empleo y sueldo y no había conseguido restablecer la buena fe en la relación laboral", recoge.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.