Buscar

Protestan totalmente desnudos, a 11 grados en Bilbao, por el consumo de la piel de animales

EFE.jpg
EFE
13/01/2018 - 16:01
Más noticias sobre:
La protesta en las calles de Bilbao | Imagen: EFE

Más de una veintena de personas desnudas, con los termómetros marcando 11 grados y cubiertas de sangre simulada, han denunciado hoy en Bilbao el "terrible sufrimiento" que padecen los animales que son explotados por la industria peletera.

La protesta, una iniciativa de la comparsa animalista Piztiak, una de las agrupaciones de las fiestas de Bilbao, se ha llevado a cabo en la plaza del Arriaga.

Allí, más de veinte activistas, chicos y chicas, se han desnudado y se han tumbado en el suelo, cubiertos de sangre simulada, mientras otras personas se han situado tras ellos sosteniendo unas grandes letras con las que han formado, en euskera y castellano, la frase "Piel es asesinato".

La denuncia, en la que se ha visto temblar a algunos de los participantes debido a las bajas temperaturas, ha durado unos cinco minutos, tras lo cual los participantes se han vestido en una carpa montada al efecto y han podido entrar en calor gracias a unos termos con caldo preparados por los organizadores.

Con esta acción, Piztiak ha querido "dar visibilidad al sufrimiento de los animales que son víctimas olvidadas del abuso, maltrato y explotación".


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 2

#1
13-01-2018 / 19:03
Juan
Puntuación 1

Deberian prohibirse el comercio de pieles, no hay ninguna razón que justifique su uso.

#2
13-01-2018 / 19:21
El toro
Puntuación -3

Tengo que apuntarme en algún grupo de estos perros flautas para acostarme con esas macizas y follar como conejos.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.