Buscar

DESTACAMOS
Federer se impone a Seppi y se clasifica para la final del Open de Rotterdam

El Muro de Berlín cumple tantos días derribado como los que estuvo en pie

3/02/2018 - 15:33
  • Parte de la sociedad se sigue sintiendo dividida
Más noticias sobre:
Uno de los fragmentos que aún sigue en pie. Imagen: Dreamstime

El Muro de Berlín fue uno de los símbolos más importantes del siglo XX, toneladas de hormigón que durante 28 años, dos meses y 26 días separó los sistemas políticos del este y el oeste de Alemania. Este lunes, el Muro de Berlín cumple tanto tiempo derribado como lo estuvo en pie.

Sus huellas son aún visibles en la capital alemana, donde varios fragmentos originales, reconvertidos en una especie de museo de la historia viva, son inmortalizados de forma continua en selfies por los turistas.

El Checkpoint Charlie es uno de los puntos fronterizos más famosos del Muro de Berlín: conectaba la zona de control estadounidense con la soviética. Ahora una foto con un joven disfrazado de soldado americano, bandera en mano, cuesta tres euros.

"Yo viví la caída del muro a través de la televisión", recuerda Susanne Ehard, originaria de Baviera, quien se encuentra estos días de visita en Berlín. Ella, nacida y criada en el oeste, entiende que aunque la barrera física ha desaparecido, a día de hoy todavía se constatan grandes diferencias entre las dos Alemanias. "Tenemos un sentido de la pertenencia distinto", agrega al compararse con algunos compañeros de trabajo originarios de la extinta República Democrática Alemana (RDA).

En el este, todavía son muchos los que se resisten a mitificar la noche frenética que cambió el mundo. Un gran malentendido, cinco horas de vértigo y miles de personas sedientas de libertad se aliaron a última hora del 9 de noviembre de 1989 para lograr una hazaña que parecía imposible: tirar abajo el Muro de Berlín.

El anuncio de que la RDA otorgaría permisos para salir del país hizo que decenas de miles de berlineses orientales se reunieran ante los pasos fronterizos pidiendo cruzar al oeste. La apertura de los pasos llevó a unos 100.000 personas a visitar esa misma noche por primera vez en décadas Berlín occidental, donde fueron recibidos con lágrimas y abrazos en imágenes que dieron la vuelta al mundo y se convirtieron en icono del final del siglo XX.

La caída del Muro de la Vergüenza tuvo consecuencias globales e inmediatas. Además de simbolizar el derrumbe del bloque soviético y el fin de la Guerra Fría, posibilitó la reunificación alemana un año más tarde de la mano del canciller Helmut Kohl y dejó vía libre a la Europa unida de hoy.

No obstante, la exaltación general de la que informaban los medios nacionales e internacionales se mezclaba con las incertidumbres y miedos de aquellos que no sabían qué les esperaba ahora se desmoronaba un sistema, el comunista, que les fue vendido como "idílico" desde las estructuras de poder. Muchos alemanes de la antigua RDA se sienten a día de hoy los grandes perdedores de la reunificación.

Aunque el nivel de vida ha aumentado desde 1989 en los territorios que antes pertenecían al sector oriental, los "paisajes floridos" prometidos por Kohl en la antigua RDA no llegaron y muchos de sus ciudadanos se sintieron pronto defraudados. En ellos el desempleo se ceba con la población, las pensiones son más bajas y los pueblos y ciudades se vacían de jóvenes que huyen al oeste en búsqueda de perspectivas de futuro.

De ahí que en las pasadas elecciones generales del 24 de septiembre, el partido ultraderechista y de tintes xenófobos Alternativa para Alemania (AfD) lograse convertirse en la segunda fuerza política en el este del país. "En el oeste de Alemania a menudo ha habido una sensación de superioridad", señala el psicólogo Klaus Seifried. "Los jóvenes de hoy apenas se pueden imaginar la vida de hace 30 o 40 años. Para ellos, ver un fragmento del Muro de Berlín es tan lejano como la Segunda Guerra Mundial o el Holocausto", ha explciado.

Para las nuevas generaciones, la apertura impulsada por Mijail Gorbachov en la Unión Soviética a finales de los ochenta que propiciaron una creciente demanda de libertad y democracia en la RDA, mientras miles de alemanes del este huían a occidente a través de Hungría, Polonia y Checoslovaquia, no son más que los apuntes que deben memorizar para un examen de historia.

Y las célebres imágenes de Günter Schabowski, miembro del politburó de la RDA, anunciando de forma atropellada y sin darse cuenta la caída del Muro de Berlín en una rueda de prensa constituyen a lo sumo el fragmento de un documental para los "millenials".

Sondeos recientes revelan que la mayoría de los jóvenes alemanes desconocen la historia de su país a partir de 1945. "Este déficit de conocimiento favorece la nostalgia, la idealización y el mito sobre la RDA", opina Anna Kaminsky, directora de la Fundación para el Estudio de la dictadura comunista de la RDA.

Hasta la fecha, en todo el país no existe una cátedra sobre la historia de la República Democrática Alemana y la investigación y docencia en relación a la extinta RDA cada vez es más reducida. "Esto no repercute negativamente solo en la formación de los futuros profesores de historia, sino también en la cultura de la memoria de Alemania", concluye.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
05-02-2018 / 12:14
lo que temiamos del comunismo......
Puntuación -2

lo llamaban el muro de la verguenza,yo lo llamaria el muro del bienestar social.el dia que cayo el muro,tambien empezo a caer el bienestar social,ya no hace falta convencer a los paises socialistas ,lo bien que se vive en los paises capitalistas

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.