Buscar

'¿Por qué hablar inglés de Cuenca si puedes hablar inglés de Cambridge?' El ofensivo eslogan de una academia

14/02/2018 - 17:27
  • El objetivo era darle un toque de humor "sin ánimo de ofender"
Imagen: Getty

La Academia de Idiomas ESL ha salido al paso de la polémica surgida por una campaña promocional con el eslogan '¿Por qué hablar inglés de Cuenca su puedes hablar inglés de Cambridge?', asegurando que en ningún caso la intención era ofender a nadie y precisando que se trata de "una frase hecha" y no de una frase ofensiva.

Fuentes de la empresa han indicado que incluso el Ayuntamiento de Cuenca se ha puesto en contacto con ellos, y que se va a estudiar dejar esta campaña publicitaria.

Según la versión de la entidad, el objetivo era darle un toque de humor "sin ánimo de ofender".

El Ayuntamiento de Cuenca pide su retirada

De otro lado, fuentes municipales consultadas por Europa Press han confirmado que este mismo miércoles, al ser conocedores de esta campaña, se han puesto en contacto con la academia para pedir la retirada inmediata de Cuenca de esta campaña por su valor "peyorativo".

Desde el Consistorio se considera que la campaña no beneficia a la imagen de la ciudad, por lo que se ha solicitado formalmente echarla para atrás.

Las explicaciones dadas por la academia en respuesta al Ayuntamiento indican que esta campaña sólo se ha puesto en marcha en algunas estaciones de metro de Madrid y con reparto de 'flyers' en zonas universitarias, si bien todas las campañas pendientes se han paralizado.

En la respuesta dada al Ayuntamiento, la academia reitera sus disculpas y se detalla que sólo se pretendía "un poco de humor" para que la campaña fuera "más atractiva".


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.