Buscar

La Audiencia de Alicante exculpa al youtuber del "caranchoa" porque la palabra no está en la RAE

EFE.jpg
EFE
14/06/2018 - 19:15
  • El mensajero abofeteó al youtuber y fue condenado por un delito de lesiones
  • El repartidor se querelló después por un delito de injurias graves con publicidad
Foto: Archivo

La Audiencia de Alicante ha exculpado al youtuber Sergio Soler, conocido como 'Mr Granbomba', por las injurias graves que le atribuía el repartidor al que llamó "caranchoa", entre otras razones, porque esa expresión no figura ni siquiera en el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Piden medio millón de euros de fianza al youtuber del "caranchoa".

Así consta en un auto de la sección primera de esta institución, que revoca el procesamiento dictado contra Soler por otra juez de resultas de la querella que le interpuso el trabajador, Ricardo Osorio.

La resolución, de la que es ponente la magistrada Ana Hoyos, estima el recurso de apelación del youtuber y decreta el sobreseimiento libre de las actuaciones, pues la expresión proferida por el querellado "no tiene la gravedad suficiente para ser constitutiva de infracción penal".

"No tiene la entidad de ser graduada como injuria grave, a tenor de lo dispuesto en el artículo 208 del Código Penal, siendo un término inexistente en el diccionario de la Real Academia de la Lengua", precisa el fallo.

'Mr. Granbomba' , que se dedicaba a la grabación de bromas con cámara oculta que luego subía a su canal de Youtube, abordó en diciembre de 2016 en una calle de Alicante a un repartidor de paquetería y le llamó "caranchoa" mientras le preguntaba por una dirección.

El mensajero, Ricardo Osorio, abofeteó al bromista, fue condenado por un delito leve de lesiones por el que un juez le impuso 30 euros de multa, y el vídeo de esa escena se hizo rápidamente viral en las redes sociales. El repartidor se querelló con posterioridad contra el agredido por un delito de injurias graves con publicidad.

La titular del Juzgado de Instrucción 9 de Alicante, María Luisa Carrascosa, admitió a trámite la querella, procesó a Soler y le abrió juicio oral el pasado mes de mayo en un auto por el que le impuso una fianza de medio millón de euros.

Esa decisión, sin embargo, ha quedado sin efecto por el auto revocatorio de la Audiencia Provincial de Alicante, que no considera delictiva la actuación del youtuber e insta al querellante a acudir a la vía civil.

El abogado del mensajero, Carlos Frígola, ha informado de que piensa solicitar la aclaración de este auto porque considera que los hechos "no pueden quedar impunes penalmente".

El letrado asegura que la resolución "deja sin pronunciamiento muchas cuestiones relevantes" de la querella y no descarta incluso pedir el amparo del Tribunal Constitucional.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 5

#1
14-06-2018 / 19:50
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 2

Yo no me atrevería a llamar "caranchoa" a alguien que no conozco, por la calle. Porque sé perfectamente que recibiría una buena paliza.

Además, hay personas que, si se ofenden, responden con una bofetada, como en este caso.

Yo, por ejemplo, si fuera el repartidor, no me enfadaría. Si alguien me llama "caranchoa", o bien HDLGP o cualquier otro insulto, lo primero que haría sería reírme y, a continuación, preguntar: "¿Es una broma, no? ¿Dónde está la cámara oculta? ¿Es para un vídeo de YouTube, verdad?"

Lo que no es normal es que alguien te insulte, así, sin más, sin conocerte de nada y sin discutir previamente. Por lo tanto, si alguien me insulta porque sí, sin ningún sentido, sabré que se trata de una broma.

La reacción del repartidor la considero muy exagerada. Son de esas personas que se irritan con gran facilidad.

#2
14-06-2018 / 20:15
daniel gonzález
Puntuación 1

# 1

pues yo estoy hasta las narices de las "bromitas" de los youtuberos..... ya no saben qué chorradas hacer para incrementar su número de seguidores ("followers") y el número de visitas de sus vídeos chorras (entretenidos, sí; pero chorras, al fin y al cabo).

todo mi apoyo para el repartidor, que estaba trabajando tranquilamente hasta que este youtubero interrumpió su duro trabajo.

quiero dejar claro que una bofetada no es la solución..... no hay que actuar con tanta violencia física.... eso es lo único que me pareció mal del repartidor.... un empujoncito en el pecho del youtubero sería más que suficiente.... y acompañado de un "¿tú de qué vas?, ¿de qué vas?".... pero sin bofetada.... eso sobra.

#3
14-06-2018 / 20:35
VIVA YOUTUBE
Puntuación -3

Número 2:

Esto lo dices porque no sabes ni lo que es YouTube, que existe desde el año 2005.

Yo llevo muchísimo tiempo viendo vídeos de los youtuberos Auronplay, Wismichu y Luisito Comunica. Este último es mexicano y está constantemente viajando por todos los países del mundo.

Todos los vídeos me parecen geniales. Son muy entretenidos y para nada "chorras", como tú dices.

Antes de opinar, deberías ver vídeos de youtuberos. Estoy seguro de que cambiarás de opinión.

Todo mi apoyo para el youtubero MrGranBomba.

PD: Y no soy ningún chaval de la ESO. Tengo 43 años de edad. Jajaja. Me encanta YouTube. No podría vivir sin YouTube.

#4
15-06-2018 / 10:31
UnPocoDeRespeto
Puntuación 4

Estos youtuber ,influence, que hacen este tipo de contenido que se creen la leche y dioses porque mueven a gente que no tienen pelos en los huevos todavia , se creen con el derecho de hacer estas cosas insultar a alguien, ira un sitio de lujo y no pagar por ser quienes son y demas tonaterias que lo unico que hacen es inculcar a unos chavalines malos habitos y mala educacion .

#5
15-06-2018 / 12:13
Acción y reacción, principio natural.
Puntuación 1

Una buena leche si se llevó el mushasho.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.