Buscar

Feijóo destaca el "galleguismo conciliador" y "europeísmo fraterno" de Albor

EFE
12/07/2018 - 1:01

Santiago de Compostela, 13 jul (EFE).- El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha situado hoy al primer presidente autonómico de Galicia, Gerardo Fernández Albor, fallecido ayer a los cien años, como ejemplo del "galleguismo conciliador" y el "europeísmo fraterno".

El titular del Gobierno gallego ha escrito un artículo, remitido a los medios, sobre la figura del primer máximo mandatario de la Comunidad tras la aprobación del Estatuto de Autonomía, y que fue dirigente de Alianza Popular (predecesora del PP)

Núñez Feijóo incide en que Fernández Albor "llevó Galicia a la autonomía, y llevó también la autonomía a Galicia", con las decisiones que adoptó en la década de 1980.

"Después de escucharlo muchas veces en las consultas, conocía a nuestro pueblo, sabía descifrar sus anhelos y compartir su lenguaje. El doctor Fernández Albor se convirtió en presidente sin abandonar el talante de su profesión original, y de ahí nace esa comunión con la gente que pocos mandatarios lograron de una manera tan intensa", continúa.

Considera que impregnó "con su estilo" una etapa inicial del autogobierno gallego que," a falta de grandes competencias y presupuestos, necesitaba estar en sintonía con el país para unirlo en anhelos comunes".

"Galicia inaugura la etapa más prometedora de su historia de la mano de un hombre próximo, capaz de encaminar los grandes problemas del momento con ese talismán llamado 'sentidiño'. Con él entra en las recién nacidas instituciones un galleguismo integrador del que no estaba excluido ningún gallego y donde cabían todos", agrega.

El titular de la Xunta asegura que Fernández Albor "superó la distancia y el aislamiento que el ejercicio del poder a veces promueve" y frente al actual "populismo", impulsó "una proximidad a las personas en la que (...) fue pionero y maestro".

Ahora, "el legado de Fernández Albor está vivo" y "hay que sentirlo en su ejemplo de dignidad tanto en los momentos de esplendor político, como en aquellos otros amargos; en la presidencia y en el expresidencia", añade.

Para Núñez Feijóo, el expresidente es un ejemplo del "galleguismo conciliador" y del "europeísmo fraterno", este último demostrado cuando trasladó "ya en el Parlamento Europeo -como eurodiputado-, la concordia alcanzada en Galicia a esa pieza fundamental de la unificación europea que fue la reunificación alemana", prosigue.

"El presidente Albor es la prueba de que la historia la hacen los hombres y las mujeres, no el destino. Nuestro autogobierno pudo tener un primer capitán diferente, menos sensible al sentir popular, menos integrador, grato y próximo, haciendo así que la autonomía echase a andar de una manera distinta. Afortunadamente, no sucedió eso", concluye.

Contenido patrocinado

Otras noticias