Buscar

Hogar Social Madrid vuelve a okupar un nuevo edificio en la capital tras su desalojo del pasado miércoles

12/08/2018 - 16:12
Más noticias sobre:
Google Maps

El colectivo Hogar Social Madrid ha okupado el edificio que acogía el antiguo registro de la propiedad ubicado en el número 72 de la calle Príncipe de Vergara tras su desalojo del pasado miércoles del inmueble de la calle Juan Bravo.

Así lo ha señalado en las redes sociales su portavoz, Melisa Dominguez, que ha difundido un vídeo en el que se aprecia a miembros de Hogar Social Madrid que acompañan a varias personas al interior del inmueble, donde luce una bandera del colectivo ultraderechista. 

Dominguez ha afirmado que tras la última desokupación, Hogar Social Madrid ya tiene nuevo emplazamiento con un edificio de 8.000 metros cuadrados en "estado de abandono" y "sin ninguna funcionalidad".

En este sentido, ha reivindicado que con esta "liberación" de un inmueble de propiedad estatal en desuso (las dependencias fueron trasladadas a otro inmueble de la calle alcalá), el colectivo hace un ejercicio de "justicia social" en la que dará alojamiento y comida a personas "españolas en situación de calle".

En concreto, Domínguez ha cargado su desalojo del antiguo edificio Aguilar del pasado miércoles y ha acusado al Gobierno central de tener como "prioridad echar a españoles sin nada a la calle sin prestarles ayuda", algo "injusto" en un contexto de "inmigración masiva".

Hace cinco días, efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional desalojaron a los miembros de Hogar Social Madrid del antiguo Edificio Aguilar, actuación que se produjo a las 6.45 horas sin incidentes ni heridos. La intervención fue decretada por el Juzgado de Instrucción número 33 de Madrid.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.