Buscar

La familia de José Reyes entrega 4.600 firmas para pedir justicia y responsabilidad en el crimen de Bujalance (Córdoba)

7/01/2009 - 12:41

La familia de José Reyes, el hombre de 51 años de Bujalance (Córdoba) que murió el pasado noviembre presuntamente por disparos de R.H.C., de 28 años, conocido como 'El Rafi', entregó hoy en la Subdelegación del Gobierno 4.600 firmas que han recogido para pedir justicia y responsabilidades a las administraciones correspondientes por esta muerte.

CÓRDOBA, 7 (EUROPA PRESS)

En declaraciones a los periodistas, el hijo del fallecido, José Reyes, manifestó que el suceso se podría haber evitado, por lo que con el apoyo de 4.600 ciudadanos reivindica "la responsabilidad de las instituciones y organismos que tienen que ver directamente o indirectamente" con la muerte de su padre.

De este modo, expresó su gratitud a las personas que le han apoyado y ofrecen su colaboración desde distintos puntos del país como Madrid, Sevilla, la provincia de Córdoba, además de la Iglesia Evangélica. Pretenden que "el juicio que resulte de este caso sea positivo para la familia, la dignidad y responsabilidad de todas las partes implicadas".

José Reyes se mostró confiado en que se haga justicia e insistió en que quien tenga responsabilidades, que lo pague porque, según dijo, "en el pueblo se sabía" que El Rafi "estaba viviendo a sus anchas y a lo mejor la Guardia Civil no ha actuado como debería haberlo hecho; no lo sabemos --añadió-- por eso estamos pidiendo responsabilidades a los organismos que las tengan".

El hijo del fallecido espera que al menos haya alguien que reconozca que se ha equivocado y le diga que lo siente y pida perdón, porque "si alguno ha tenido un fallo, por lo menos que lo admita".

Nos obstante, afirmó que se sienten muy apoyados con estas firmas, les da fuerzas y apoyo para seguir adelante porque se encuentran "destrozados y sin aliento".

La familia pretende evitar que vuelva a ocurrir algo así, quieren justicia, pero con calma y serenidad, no con venganza; a pesar de que hay otras personas que "están actuando al margen" porque el ambiente está muy caldeado, teniendo en cuenta los ataques, con disparos de escopeta y pistola, que han sufrido domicilios de familiares de 'El Rafi'.

DENUNCIA

Por otra parte, José Reyes informó hoy de que el Juzgado de Montoro ha admitido a trámite la denuncia que presentó el pasado 2 de diciembre para que vea si la Subdelegación del Gobierno es responsable.

En la denuncia se pide al juzgado montoreño, que el pasado 1 de diciembre decretó el ingreso en prisión del presunto homicida, "que abra diligencias e investigue las posibles responsabilidades que pudieran tener en este caso la Subdelegación, la Comandancia de la Guardia Civil, el Ayuntamiento de Bujalance y el Centro Penitenciario de Alcolea", en Córdoba, de donde se fugó R.H.C.

Hasta ahora la familia de José Reyes ha contado con el respaldo y el asesoramiento de la Federación de Asociaciones Culturales Cristianas de Andalucía (Facca), cuyo director, Luis Guillermo Cortés, también demandó ya que se asuman responsabilidades por este caso.

A este respecto, Cortés explicó que el presunto autor de los hechos, "durante todo el tiempo que estuvo en busca y captura, era conocido que residía en Bujalance, bien en casa de su madre o, a partir de 2007, en una cochera municipal que había ocupado, pero las fuerzas de seguridad no hicieron nada al respecto, como tampoco lo hizo el Ayuntamiento, por miedo a las posible represalias" de R.H.C. o de sus familiares, es decir, de aquellos que el pasado 9 de noviembre se enzarzaron con la familia de Reyes en una reyerta, durante la cual éste último recibió un balazo en la cabeza y murió en la UCI del Hospital Reina Sofía el pasado 23 de noviembre.

Su presunto asesino, que huyó de Bujalance el mismo día de la reyerta, fue detenido por la Guardia Civil el pasado 28 de noviembre en Andújar (Jaén), provincia en la que el pasado 18 de noviembre ya fue detenido pero logró escapar de los agentes que lo capturaron, aunque "mucho antes", según recordó el director de Facca, "en concreto el 3 de septiembre de 2007, ya se levantó un acta en la Junta Municipal de Seguridad de Bujalance donde se hicieron constar las fechorías realizadas por este hombre y comunicándolo a las fuerzas de seguridad, que, aún sabiéndolo no hicieron nada".

A juicio de Cortés, dicha acta "es una prueba documental objetiva, que no se ha querido entregar a la familia de José Reyes, pero que ahora tendrá que hacerse llegar al juzgado, de que durante demasiado tiempo no se ha hecho lo que se debía", detener a un delincuente que estaba en busca y captura y que, presuntamente, disparó y mató a Reyes, algo que ha reconocido en el Juzgado de Montoro que le ha devuelto a prisión, aunque R.H.C. afirmó que el disparo fue fortuito y que no tuvo intención de matar.

25 DELITOS

R.H.C., al que se imputan más de 25 delitos y al que ya se había detenido en ocho ocasiones, se encontraba en busca y captura por orden del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 8 de Córdoba, dictada el 24 de febrero de 2006, por quebrantamiento de condena al no haber regresado al Centro Penitenciario de Alcolea, tras disfrutar un permiso penitenciario, desde el mes de diciembre de 2005.

Su última detención, el pasado 28 de noviembre, fue el resultado de las investigaciones realizadas por la Guardia Civil para encontrarle, después de que huyera de Bujalance el pasado 9 de noviembre tras disparar a José Reyes. Se le localizó en Andújar, donde se encontraba oculto después de haberse evadido de los agentes el pasado día 18 de noviembre, cuando, junto con otras cinco personas que fueron detenidas, se encontraba en una casa aislada en el paraje San José de Escobar, en el término de Andújar.

Se intervinieron varias cajas conteniendo un total de tres kilos de marihuana, varias herramientas eléctricas, un revolver del calibre 22 municionado y dos cajas de la misma munición, y varias armas blancas, así como varios perros galgos de procedencia desconocida.

Como resultado de las pesquisas, tras una "minuciosa y discreta" labor investigadora, con el apoyo de una Unidad de Intervención del Grupo Rural de Seguridad (GRS), con sede en la Zona de la Guardia Civil de Sevilla, que fue la unidad encargada de realizar la entrada y registro, dado el carácter de "violento y peligroso" de R.H.C., se logró su detención y la de otras dos personas que se encontraban en un domicilio de Andújar, R.P.M., de 40 años, y una menor de edad.

Seguidamente fueron trasladados a dependencias del Puesto de la Guardia Civil de la localidad, aunque después se les trasladó a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba. Los dos hombres pasaron el pasado 1 de diciembre a disposición del Juzgado de Montoro, que envió a prisión a R.H.C. y dejó en libertad con cargos (encubrimiento) a R.P.M., mientras que la menor, fugada del Centro de Menores de Córdoba, ha sido reingresada de nuevo en el mismo.


Contenido patrocinado

Otras noticias