Buscar

23/06 | El Economista elEconomista.es

Así es Kaliningrado, el pedazo de Rusia aislado por el desplome de la URSS obsequiado con el Mundial

El Mundial de Rusia, por las peculiaridades del país que lo acoge, presenta realidades poco frecuentes. Una de ellas es la distancia entre las ciudades más alejadas entre sí: los más de 3.000 kilómetros que separan a Ekaterimburgo y a Kaliningrado. Un detalle más que hace de la segunda, la sede más occidental de las once de la edición un escenario especial.