Buscar

España pone a tiro la conquista de una nueva Copa Davis

Agencias
14/04/2008 - 17:07

España pone a tiro la conquista de una nueva Copa Davis después de reivindicar su calidad de aspirante en una demostración de solvencia en Bremen, ante Alemania, donde pasó por alto su condición de visitante para avanzar hasta el penúltimo escalón, el que le pone de cara ante la 'Ensaladera' que representa el éxito en el torneo.

El conjunto español espera con ansia a Estados Unidos. Recupera el carácter de anfitrión. Un aspecto del que no disfruta desde que superó, en Santander, la permanencia del 2006, frente a Italia. Se abre ahora la lucha de las candidaturas. Un objeto de deseo para una decena de ciudades que suspiran por rentabilizar el tirón del tenis español en los últimos tiempos.

La sede elegida se convertirá en un mal trago para el cuadro norteamericano, condenado a jugar en tierra batida. La superficie que tradicionalmente se atraganta a sus intereses. Es lo que toca. Sobre todo después de la encerrona a la que sometió a los españoles en el envite más reciente. El de los cuartos de final del 2006 en Winston Salem.

Una nueva generación a la altura

España rentabiliza la bonanza de una generación de altura. La que lidera Rafael Nadal. Disputará las semifinales de la Copa Davis por cuarta vez en los últimos diez años. Un dato sintomático alentado por los augurios a los que se agarran los amantes de las supersticiones. Es un año par que cierra un ciclo cuatrienal. Tal y como pasó en el 2000 y 2004, los de la conquista de las dos 'Ensaladeras' que resplandecen en el historial español.

El retorno en Bremen de Nadal y David Ferrer al cuarteto de Emilio Sánchez Vicario, exentos del duelo frente a Perú, ha supuesto algunos registros históricos para el tenis de España. Por ejemplo, desde la existencia del Grupo Mundial, ha solventado por primera vez dos eliminatorias consecutivas como visitante. Por lo tanto, ha ganado un enfrentamiento de cuartos de final de foráneo. Algo que no sucedía desde 1986, cuando se impuso en Caracas a Venezuela.

Nadal lidera a un grupo compacto

Se trata, en definitiva, de la sexta presencia hispana en la antesala de la final. En las dos primeras, en 1987 y 1998 Suecia evitó el pase de España a la lucha por el título. Las tres siguientes metieron al conjunto hispano en la lucha por el título. En el 2000, tras superar en Santander a Estados Unidos, le llevó a la final de Barcelona, donde venció a Australia.

España recuperó su fisonomía natural en Bremen. Volvió Nadal, al margen de la competición de la Davis desde septiembre del 2006, en la permanencia de Santander. Estuvo en Ginebra el pasado curso. Donde el conjunto de Emilio Sánchez superó a Suiza. Pero no saltó a la pista debido a una lesión.

El balear lidera un grupo compacto. Fiable para cualquier aspiración. Que garantiza la competitividad en cada duelo. Igual que Ferrer. El triunfo del quinto del mundo ante Philipp Kohlschreiber en Bremen ha alimentado su autoestima y ha proyectado su perspectiva para eventos futuros.

El rendimiento del alicantino clarifica el panorama del capitán, fiel a un bloque sólido. Incluida la insistencia el dobles que forman Feliciano López y Fernando Verdasco. Con Sánchez Vicario tienen continuidad aunque se abonen a la épica. A la espera están los que asoman luego, los presentes en Perú. Tommy Robredo y Nicolás Almagro. Ante Estados Unidos hay donde elegir


Otras noticias

Contenido patrocinado