Buscar

ÚLTIMA HORA:
Condenan a Ratko Mladic, el 'carnicero de Bosnia', a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica (12:08)

Diez normas de la ATP para revolucionar el tenis: sets al mejor de cuatro juegos, sin ventajas, ni ojo de halcón...

8/11/2017 - 11:37
Más noticias sobre:
Foto panorámica de la pista del Masters Junior, donde se están probando las nuevas normas. Imagen: Getty

La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) está poniendo a prueba en el Torneo de Maestros Junior de Milán una revolución en las normas del tenis mismo con variaciones que suenan a revolución

Son normas como jugar a cinco sets, pero de cuatro juegos cada uno. O usar cronos que marquen de forma estricta los 25 segundos necesarios para ejecutar el saque. O suprimir los jueces de fondo para controlar los pasillos laterales... simplemente porque no hay pasillos laterales.

¿Que pretende con ello la ATP? Dinamizar el deporte de la raqueta. Hacerlo más veloz y atractivo para el espectador, sobre todo de la TV.

Que no sea necesario estar cuatro horas delante de la pantalla para ver el desarrollo de un partido de un gran slam o que un juego no necesite de una eternidad para saber quien lo gana en un intercambio eterno de ventajas entre los contendientes.

Porque esa es otra de las normas que está probando la ATP, suprimir las ventajas. Y hay más. Éstas son las principales:

1.- Sets al mejor de cuatro juegos. El que primero que lo consiga, se lleva el set. Si se empata a tres juegos, se desarrollará un tie-break.

2.- Partidos de cinco sets. Con esta reducción de los juegos por set, los partidos dejarían de jugarse a tres sets y se disputarían a cinco. Actualmente solo los gran slam se desarrollan al mejor de cinco mangas.

3.- Adiós ventajas. Si se llega en un juego al 40-40, el que gane el siguiente punto, se lleva el juego. Ahora ese tenista toma ventaja, pero necesita consolidarla. Si el rival gana el siguiente punto, se vuelve al 40-40. Y así sucesivamente.

4.- Saques a toda velocidad. Entre cada punto habrá un tiempo máximo de 25 segundos que se mostrará en la pantalla. Si pasado ese tiempo, el tenista que debe ejecutar el saque, no lo ha hecho, será advertido. Se acaba así con la subjetiva percepción del juez de silla que, en el caso de Nadal (por ejemplo) tantos problemas (y polémicas) le ha causado.

5.- Adiós al ojo de halcón. O mejor dicho, hola al ojo de halcón permanente. La tecnología será la que determine si una bola ha entrado o no ha entrado en los límites de la pista. No tiene que pedirlo el tenista, ni determinarlo el juez de silla (que sería el único que permanecería en pista). Sería algo así como la tecnología de gol al fútbol. Si la bola entra en la portería, el árbitro lo sabe porque se lo chiva un sensor. Aquí pasaría igual.

6.- Adiós al 'let'. Cuando un tenista saca y la bola roza la red, se canta 'let' y se repite el saque. Con las nuevas normas, si la bola toca la red, no pasa nada. El punto sigue siempre que la bola caiga en el recuadro determinado.

7.- Se permite el coaching. Si un jugador quiere hablar con su entrenador podrá hacerlo, pero el entrenador no podrá bajar a la pista, como sí sucede en el tenis femenino con las normas de la WTA.

8.- Movimientos del público. El público podrá moverse cuando quiera por las gradas, excepto e los fondos. Actualmente está prohibido y sólo puede hacerlo durante los descansos entre juegos o sets.

9.- Menos asistencia médica. Sólo estaría permitido una asistencia médica por partido. Ni una más.

10.- Calentamientos exprés. Sólo durarían 5 minutos. Muy poco tiempo.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.