Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

La carta pública de la etarra Sara Majarenas para que su hija acuchillada por el padre viva con ella

EFE
11:26 - 2/03/2017
  • La pequeña, de tres años, fue apuñalada por su padre
  • "No habrá reparación física y psicológica para la niña"
Precinto policial tras el apuñalamiento de la hija de la etarra. Imagen: EFE

La etarra Sara Majarenas ha expresado en una carta publicada hoy en dos diarios vascos, día en que su hija Izar, acuchillada por su padre, cumple tres años, que la pequeña la necesita "más que nunca" y advierte de que si viven separadas "no habrá reparación" física y psicológica para la niña.

Según la legislación penitenciaria, los menores no pueden vivir en la prisión con sus madres una vez que han cumplido tres años, por lo que Izar debería abandonar hoy el penal de Picassent (Valencia) donde convive con su progenitora.

Majarenas fue condenada a 13 años de prisión por la Audiencia Nacional en 2007 acusada de integrar un comando de ETA que había planeado atentar contra militares y guardias civiles de Valencia, Murcia y de localidades de la Costa Brava.

En la misiva que publican los diarios Gara y Berria, Majarenas asegura que "lo más duro" de las cinco semanas que Izar ha estado hospitalizada para recuperarse de las heridas que le provocó su padre ha sido "estar separadas durante tres semanas" en las que "únicamente" se han visto "una hora cada tres días", afirma.

Esto ha supuesto una "verdadera tortura" para la pequeña, dice su madre que considera que ha añadido a su "grave cuadro, tanto físico como psicológico", una "acentuada ansiedad" por la separación.

El "sentido común" dicta en este caso que Izar "necesita a su madre más que nunca", afirma Majarenas, que recuerda que hoy la niña "sale a la calle" y "no puede volver a sentir que se separa" de su madre.

"Yo la necesito a ella y ella me necesita a mí. Si no, no habrá reparación posible. O por lo menos costará mucho más", asegura.

La reclusa reconoce que vive el "momento más difícil de su vida", que "nunca" imaginó que "pudiera ser víctima de la violencia machista" e incide en que lo ocurrido "no es un simple accidente" ya que a Izar la "intentó asesinar su propio padre con la única intención de dañar" a su madre y "a toda su familia", afirma.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.