Buscar

Tener pesadillas recurrentes podría ser un aviso de graves problemas de salud

14:35 - 20/04/2017
  • Los trastornos del sueño pueden indicar enfermedades
  • Una investigación estudia la relación entre las pesadillas y el suicidio
  • Una rutina saludable para conciliar bien el sueño
Las pesadillas puede tener diversos motivos. Imagen: GettyImages

Las pesadillas son sueños con un  tono emocional negativo. Éste estado de ensueño provoca que las personas que lo sufren se despierten con sensación de angustia y estrés, además de en muchas ocasiones no ser capaces de conciliar el sueño por un prolongado periodo de tiempo. Además, ahora nuevas investigaciones sugieren que podrían ser una advertencia de problemas de salud.

Todos hemos pasado una mala noche, pero tener pesadillas frecuentemente se ha relacionado recientemente con otros problemas del sueño como el insomnio o incluso con problemas de salud mental, especialmente depresión y ansiedad.

Pero esto no es todo, unos investigadores han descubierto que tales sueños podrían aumentar el riesgo de suicidio. El estudio llevado a cabo por Scientific Reports analiza datos de más de 71.000 participantes - que incluían veteranos de guerra- gracias a los que descubireron el alarmante dato de que hay un vínculo estrecho entre la frecuencia de pesadillas y la probabilidad de que alguien pueda suicidarse. En este sentido, una investigación más reciente revela que las pesadillas pueden predecir el suicidio entre los veteranos de guerra. En este caso compararon experiencias traumáticas de guerra con las pesadillas estándar del público general. Los científicos llegaron a la conclusión de que las personas que experimentan con frecuencia este tipo de sueños son más susceptibles a los trastornos de estado de ánimo y tienen un riesgo mayor a cometer el suicidio que aquellos que no las experimentan con regularidad.

Eso sí, los científicos desconocen el contenido de las pesadillas de los participantes, por lo que no saben si tales sueños estaban relacionados con la guerra o no.

En definitiva, lo que sí es cierto es que las pesadillas están relacionadas con problemas tanto físicos como fisiológicos que afectan al bienestar. Por ejemplo, los niños que padecen terrores nocturnos son más propensos a tener problemas en el corazón y a tener experiencias psicóticas cuando se convierten en adolescentes.

Pero los expertos de trastornos del sueño aseguran que hay varios métodos para que desaparezcan por completo las pesadillas frecuentes: si se mantiene una rutina en el día a día es más probable que se concilie mejor el sueño. Por ejemplo, no comer alimentos difíciles de digerir antes de dormir, hacer ejercicio regularmente, mantener la habitación ordenada o tratar de reducir las dosis de café durante el día pueden tener un efecto positivo para no interrumpir el patrón de sueño de más tarde.

Si las pesadillas se convierten en algo angustiante, recurrentes y afectan a la calidad de vida como tal, puede que la opción de un terapeuta sea la más idónea para comprender las causas subyacentes.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0