Buscar

Los misteriosos destellos de La Tierra ya tienen explicación

19/05/2017 - 14:27
  • En 1993 a Carl Sagan ya le había llamado la atención estos destellos
  • Entre junio de 2015 y agosto de 2016 se consiguieron captar 866 ráfagas
  • Los destellos son de tres colores diferentes: rojo, verde y azul
Más noticias sobre:
Imagen de la Tierra. Imagen: NASA

Los destellos sobre la superficie terrestre captados por la NASA desde hace un par de años han despertado la curiosidad de muchos científicos de todo el planeta. Estos destellos fueron objeto de análisis en el 2015, cuando la NASA lanzó al espacio el instrumento que sería capaz de captarlos, conocido como EPIC (Earth Polychromatic Imaging Camera). La herramienta toma imágenes del planeta iluminado por el sol a todas horas desde el punto entre la Tierra y el Sol en el que se encuentra.

Fue Alexander Marshak, investigador de DSCOVR en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, quién vio esas luces que de forma ocasional se reflejaban sobre los océanos. No tardaron en surgir numerosas teorías sobre la razón de esos destellos.

Pero este descubrimiento ya le había llamado la atención a Carl Sagan, astrónomo, astrofísico y cosmólogo estadounidense, en 1993 cuando descubrió reflejos similares de tono azul pálido. Sagan estaba observando las imágenes tomadas por la nave Galileo en 1989 para investigación de Júpiter cuando fue consciente de ello.

Poco después estos investigadores de la NASA comenzaron a pensar que quizás se pudiese tratar del propio reflejo del océano o incluso de algún lago producido por la luz solar. Aunque pronto se dieron cuenta de que Sagan y su equipo habían pasado por alto la presencia de más destellos y además de gran tamaño en otros puntos en el planeta por lo que quizás no se tratase del reflejo de un simple lago o un pedazo de océano.

Entre junio de 2015 y agosto del año siguiente, la EPIC pudo capturar un total de 866 ráfagas en las que claramente se ven reflejos de tres colores diferentes (verde,rojo y azul). A través de estas ráfagas los científicos pudieron llegar a la conclusión de que si se tratase de un reflejo producido por la luz solar, quedarían limitados a ciertas manchas por lo que esta teoría quería finalmente descartada.

Finalmente, descubrieron que los destellos no provenían del agua en el suelo sino que se reflejaban desde un punto a gran altitud. Concretamente han encontrado nubes a 3 y 5 millas de las que provenían dichas luces. Por lo que definitivamente el principal causante es el hielo cuyas partículas reflejan horizontalmente.

Lo que en estos momentos estudia Marshak, junto a su equipo, es si gracias al descubrimiento de estos destellos se podrían estudiar a mayores, a través de otras naves espaciales, planetas ajenos. Aprovechando para conocer también la cantidad de luz solar que pasa junto a las partículas de hielo que horizontalmente penetran en la atmósfera.

Gracias a esta asociación entre la NASA, la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en la que se han enfocado en la misión DSCOVR , cuyo principal objetivo es el acceso a datos que les proporcionen información acerca de los vientos solares. Esto implica el conocimiento de alertas y pronósticos meteorológicos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0