Buscar

Gana una subasta y se despierta con dos toneladas de LEGO en casa

25/05/2017 - 12:26
  • Jacques Matheij ofreció una cantidad de 4400 libras por el pack
  • El pack de LEGO contenía 38000 formas en 50 tonalidades diferentes
  • La máquina es capaz de reconocer hasta 50 formas y 12 tonalidades
Más noticias sobre:
Piezas de LEGO. Imagen: Getty

Este hombre hizo una subasta una noche y cuando a la mañana siguiente se despertó descubrió que no había tenido rival llevándose hasta dos toneladas de piezas LEGO.

Cuando aquel día Jacques Matheij hizo esa subasta lo que menos se esperaba era que fuese a ser el ganador de la enorme cantidad de piezas de LEGO. Había puesto en juego una cantidad de 4400 libras, gracias a la cual al día siguiente al despertarse descubriría que se había convertido en el propietario de dos toneladas de piezas.

Pero, ¿qué decidió hacer Matheij con tanta pieza? Al descubrir que entre todas ellas había diferentes tipos y que cada uno de sus tipos se podía valorar en una cantidad monetaria diferente , decidió separarlas según el tipo de pieza que se tratase con la intención de ganar algo de dinero. Concretamente había 38000 formas y hasta 50 tonalidades diferentes.

Cualquier persona lo hubiese hecho a mano, pero Jacques, pensando que sería un trabajo demasiado laborioso, tuvo la maravillosa idea de construir una máquina que de forma mecanizada identificara cada una de las piezas y las separase por categorías. No fue sencillo, pues la preparación del equipo fue bastante trabajosa.

Aunque en un principio realizó un sistema más sencillo, tras haber trabajado mucho en ello, consiguió construir uno mucho más complejo en el que intervenía una cinta transportadora. Para ello, empleó materiales que tenía en casa como una cinta de correr, piezas de ebanistería y grandes cantidades de pegamento.

Pero lo curioso de este sistema es que a través de una cámara conectada a un equipo, se realizan imágenes que posteriormente son reconocidas por el ordenador. En función de unos determinados parámetros, como bien pueden ser el color o la forma, la máquina deposita las piezas en un lugar o en otro. Esto lo consigue gracias a una cámara de aire que introduce la pieza en el respectivo montón.

A simple vista parece un proceso sencillo, pero no lo es. Para lograr esto la red neuronal encargada de realizar el proceso ha tenido que ser duramente entrenada a través de muchas visualizaciones de imágenes. Además contar con un software flexible es de vital importancia para reconocer cada pieza en una fracción de segundo.

Cuanto más tiempo lleve en funcionamiento la máquina, más formación acumula. Lo que implicaría un desarrollo mayor en sus capacidades a la hora de reconocer diferentes propiedades de la pieza. Actualmente se encuentra capacitada para reconocer piezas de 50 formas y 12 colores diferentes. No obstante, su creador continúa trabajando en el proyecto en vistas a conseguir resultados mucho mejores.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0