Buscar

Destacamos
La bandera de Venezuela se cuela en la alfombra roja de los Premios Platino de cine

La verdadera razón por la que vas al baño después del café

7/07/2017 - 10:05
  • Los científicos todavía no han encontrado el compuesto que provoque los efectos
  • El café es uno de los productos más consumidos del mundo
  • El tostado del café crea un compuesto químico que acelera el ácido gástrico
Más noticias sobre:
Café. Imagen: Pixabay

El café es una de las bebidas imprescindibles en cada desayuno, y por qué no, también a media tarde o después de una comida. No obstante, al mismo tiempo que se convierte en el complemento ideal para activarnos, puede ser el culpable de que en conforme lo terminamos acudamos raudos al baño.

El café es, para muchas personas, un milagro. Una bebida capaz de activarnos en cuestión de minutos cuando apenas llevamos 10 minutos levantados. Se convierte también en el complemento ideal para después de una comida. Más allá de sus propiedades, el café se ha pasado a ser una 'forma de vida'. A día de hoy podemos disfrutar de multitud de variedades de café procedentes de todas partes del mundo, pero si algo las une es el hecho de que en la mayoría de los casos nos 'invitan' a ir al baño.

¿Es el café un laxante? Esta es la conclusión a la que llevó la American Chemical Society en un estudio realizado en el año 2015, y en el que citaban que 'para algunas personas el café puede actuar con efectos propios de un laxante'. No se trata exactamente de la cafeína, ya que incluso el descafeinado también provoca las mismas reacciones.

Taza de café. Imagen: Pixabay

La misma empresa ha concretado un poco más este hecho, situando al N-metilpiridinio como uno de los responsables. Este compuesto químico se crea durante el proceso del tueste del café, generando unos mayores niveles de ácido gástrico. Por ende, los cafés oscuros y más tostados podrían resultar algo más fáciles de actuar como laxante para los estómagos más sensibles.

La American Chemical Society no ha sido la única que ha indagado en el tema. Otros estudios, véase por ejemplo el realizado por la US National Library Medicine National Institutes of Health, apoya el hecho de que el café acelera el proceso de vacío gástrico que se produce en el intestino delgado. Un debate que, a día de hoy, todavía no ha encontrado una respuesta oficial a pesar de los numerosos estudios llevados a cabo sobre el área.

Son varios los compuestos químicos implementados en el café, pero de los cuales no se ha encontrado el culpable de que, en la mayoría de las personas, genere esa imperiosa necesidad de acudir cual rayo al baño. Sea como fuere, podéis respirar tranquilos, esas visitas al váter no son tan perjudiciales como imagináis. Para la gente que no incluye la suficiente fibra a lo largo de su dieta, el café puede ser un reemplazo perfecto gracias a, precisamente, esas propiedades laxantes que provoca.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 3

#1
12-07-2017 / 11:49
Puntuación 1

Por fin un articulo que habla de la importancia que hay que tener en cuenta con el cloruro de sodio, o como lo llaman por ahi NaCl, tengo que reconocer que la formulacion del cloruro de sodio no es mi fuerte.

Un gran articulo tratando un tema tan importante. buen trabajo como siempore

Un saludo.

#2
12-07-2017 / 11:57
ae
Puntuación 0

asd

#3
15-07-2017 / 17:53
Yo mismo
Puntuación 5

Llegué a este artículo desde un enlace en ABC que decía: ¿sabes cuál es el lugar más sucio de toda tu casa?

Uno de los dos periódicos está equivocado.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.