Buscar

El olor a hierba recién cortada no es tan maravilloso como piensas

31/07/2017 - 11:57
  • La hierba cortada es una señal de peligro que transmite la planta
  • Cuando se ven amenazadas liberan compuestos orgánicos GLV
  • Las plantas tienen la capacidad de enviar señales para avisar del ataque
Cortando el césped. Imagen: Pixabay

El olor a hierba recién cortada puede que no sea tan agradable como pensabas. El aroma es a causa de defensas químicas de las plantas y una manera de pedir auxilio. El olor fresco de un césped recién segado significa que la hierba está tratando de salvarse de la lesión que se acaba de inflingir.

El olor de la lluvia, el aroma del café por las mañanas o el césped recién cortado... son algunas de las fragancias favoritas de miles de personas. Pero puede que la causa del último olor no sea tan agradable: es en realidad una señal de peligro que transmite la planta, y es el efecto secundario de algunas reacciones químicas.

 Cuando se ven amenazadas las plantas liberan compuestos químicos que se esparcen en el aire. Se ha podido confirmar mediante un estudio que las plantas pueden usar estos compuestos para comunicarse, avisando a otros entes cercanos sobre el peligro que están experimentando.

Cortando el césped. Imagen: Pixabay

Un grupo de científicos alemanes se percató de que las plantas dañadas liberan compuestos orgánicos llamados GLV. Además de emitir un olor "verde" específico, el GLV ayuda a generar nuevas células para curar heridas, prevenir infecciones bacterianas y emitir compuestos químicos para evitar más daños. Sin embargo, existe un lado aún más oscuro sobre este olor.

Algunos compuestos GLV son señales de socorro, sugiriendo que las plantas tienen una forma de lenguaje basada en la liberación de estos compuestos químicos. Estas plantas tienen la capacidad modular las señales que envían para avisar del tipo de ataque que está sufriendo.

Los estudiosos alemanes descubrieron que cuando las plantas son atacadas por orugas, la saliva de los insectos causan un cambio químico en los compuestos del GLV de las plantas. El resultado de estos cambios químicos es actuar como un pesticida. Por otro lado, y de acuerdo con un estudio australiano, algunos GLV podrían estar afectando al aire que respiramos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0


El flash: toda la última hora