Buscar

¿Puede ser la mala educación igual de contagiosa que un resfriado?

8/09/2017 - 13:12
  • Psicólogos de Florida estudian las consecuencias de ser grosero
  • Tres tests demuestran que ser maleducado es una espiral de mal ambiente
Niño maleducado. Imagen: Gettyimages

Ten cuidado con ir desabrigado, los cambios bruscos de temperatura y los virus, porque parece ser que ser maleducado puede ser contagioso. Una investigación ha demostrado que los comportamientos negativos pueden propagarse a través de la gente, de ahí la similitud al resfriado

En el Journal of Applied Psychology, investigadores de la Universidad de Florida, explicaron que ser grosero se extiende como el resfriado común. Ser descortés no sólo es incómodo para todos los que te rodean; sino que es algo que se va expandiendo poco a poco. Dicho de otra manera, los gérmenes de la grosería están en todas partes, y es tan fácil de atrapar esa negatividad de otras personas como lo es coger un constipado.

Los psicólogos analizaron la naturaleza contagiosa de la grosería a través de tres tests. En el primero demostraron la espiral de mala educación cuando un participante (A) se comportó rudamente con su compañero de negociación (B). Como resultado, el subsiguiente socio de B (C), sintió emociones más negativas y se comportó de una forma más hostil hacia B. En definitiva, las malas impresiones que le causó B llevaron a C comportarse de una manera más ordinaria. Y aunque C nunca interactuó con A, indirectamente provocó la respuesta negativa de B con C.

Las investigaciones sugieren que los procesos mentales inconscientes son la razón por la que la mala educación se difunde con tanta facilidad. El segundo test reveló que los participantes que presenciaron una situación incómoda entre sujetos, eran capaces de juzgar individualmente si las palabras que escucharon estaban relacionadas con la violencia verbal o no, llegando a las conclusiones de que algunos se toman las cosas mejor que otros.

El estudio final apoyó la idea de que, en relación al concepto mencionado anteriormente, generalmente la grosería nos influye en la manera de responder negativamente más tarde. Si estamos buscando una mala respuesta, lo más seguro es que nos encontremos una contestación peor. Los resultados indican que pequeños comportamientos insensibles pueden tener un efecto nocivo en los individuos afectados, transmitiendo la rudeza inconscientemente a otras personas.

¿Se puede romper el ciclo?

Según los psicólogos de la investigación, la capacidad centrada en el civismo y el respeto puede ayudar a romper el vínculo entre el mal ambiente y la grosería. Hacer saber a esas personas que son maleducadas de su comportamiento, puede ayudarles a ser más conscientes de sus acciones y ver cómo se ven afectadas por otros.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0