Buscar

Misterio resuelto: ¿por qué el sonido del viento silbante nos da tanto miedo?

26/09/2017 - 13:35
  • La razón por la que los aullidos del aire nos aterrorizan
  • Es un estereotipo de películas e historias de terror
Más noticias sobre:
Viento silbante entre los árboles. Imagen: Pixabay

Ciertos sonidos nos aterrorizan. Cuando hablamos del ruido silbante que produce el viento cuando sopla con cierta intensidad hace que se nos erice el vello. Pero, ¿por qué nos da tanto miedo si sabemos que es algo natural? La ciencia tiene una explicación para ello.

Halloween está a la vuelta de la esquina, lo que significa que es muy probable que pronto te encuentres miles de fondos de pantalla espeluznantes o bandas sonoras repletas de gritos, estruendos y crujidos que hace el viento en casas embrujadas. Y mientras que el sonido del padecimiento humano es pavoroso por razones más que obvias, ¿por qué tenemos escalofríos cuando escuchamos el sonido del viento silbante?

En escenas de películas e historias de terror, estos fantasmagóricos vendavales siempre se presentan soplando a través de terroríficas ramas de árboles. ¿Las ramas desnudas hacen que esos lamentos naturales suenen? ¿O es un detalle agregado para sumar horror a la atmósfera?

La aleatoriedad natural tiene un papel importante

El viento emite sonidos silbantes porque al colisionar alrededor de algún obstáculo -como árboles o un edificio- el aire se corta con rapidez y se divide cuando pasa por delante antes de volverse a unir al otro lado. En otras palabras, a causa de factores como la aleatoriedad natural, la velocidad del aire y la superfície del árbol hacen que el viento de un lado sea ligeramente más fuerte que cuando las dos corrientes se vuelven a unir.

Las dos corrientes interactúan hacia delante y hacia atrás, como ondas o remolinos que se mezclan y hacen vibrar el aire. Si el viento es lo suficientemente rápido, este fenómeno producirá el ruido extraño que todos hemos llegado a reconocer en películas de terror. A modo de conclusión, los árboles absorben algunas de las vibraciones del aire, pero si son árboles desnudos debido a la llegada del invierno, el aullido viajará mucho más lejos y lo escucharemos como si fuera un lamento fantasmagórico.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0