Buscar

'Houston, tenemos un problema' y otras frases famosas que son una farsa

14:08 - 20/10/2017
  • Citas célebres que, en realidad, no han sido mencionadas
  • Las recordamos de una manera en particular, pero no existen
Más noticias sobre:
Houston, misión Apolo 13. Imagen: Gettyimages

Existe un fenómeno inexplicable que cada vez gana más atención. Con el paso de los años y a lo largo de la historia hemos aceptado frases sin tener una idea concreta de cuál es su origen o si realmente está bien dicha. Existen muchas frases célebres que nunca han sido mencionadas pero que muchos de nosotros estamos seguros de que las recordamos de una manera en particular; resulta que no estamos en lo cierto.

Houston, tenemos un problema

La popular frase fue pronunciada el 13 de abril de 1970, dos días después del despegue de la misión Apolo 13 cuando tres astronautas se vieron obligados a abandonar sus planes debido a una explosión en los tanques de oxígeno. Sin embargo, la expresión es una errónea cita de una frase proferida por el astronauta Jack Swigert durante el accidente, justo después de observar una luz que advertía problemas y que acompañaba segundos más tarde de la explosión.

La conversación entre Houston, Jim Lovell y Jack Swigert en realidad fue: "Bien, Houston, hemos tenido un problema aquí", seguida de su compañero Jim Lovell "Ah, Houston, hemos tenido un problema".

Elemental, mi querido Watson...

La frase que hemos asociado de forma directa al detective Sherlock Holmes es en realidad una farsa. "Elemental, mi querido Watson" no sale en ninguna de las muchas novelas del escritor escocés Arthur Conan Doyle. Se cree que puede derivar de un relato titulado "El jorobado" que publicó Conan en una revista en 1893; una conversación entre los dos compañeros en la que Watson exclama: ¡bien deducido!, a lo que Sherlock responde "es elemental".

El fin justifica los medios

Es una frase que se pronuncia habitualmente cuando alguien ha conseguido algo por un método no del todo ético, pero que el hecho de realizarlo de aquel modo ha valido la pena por el resultado conseguido. Una cita célebre, que sin lugar a dudas, señala al individuo dispuesto a realizar cualquier cosa para conseguir o cumplir un objetivo. Sin embargo, la famosa frase atribuida al filósofo italiano Maquiavelo fue en realidad escrita por Napoleón Bonaparte.

Lo más parecido se encuentra en un pensamiento filosófico que se puede encontrar en el capítulo XVIII de "El príncipe": "Y en las acciones de los hombres, y particularmente en los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados".

La guerra de las galaxias. Imagen: Gettyimages

Luke, yo soy tu padre

Esta es probablemente la frase más famosa de todas las películas de Star Wars; ese momento icónico en el que Luke acusa a Darth Vader de haber matado a su padre. La respuesta de Vader que se ha convertido en una de las citas más memorables de todos los tiempos, es en realidad: "No, yo soy tu padre". La idea errónea se ha comparado con el Efecto Mandela; un fenómeno que hace que recordemos momentos que en realidad nunca han ocurrido.

Hola, Clarice

Del mismo modo que ocurre con la histórica frase de 'Star Wars', la frase que aparece en la película 'El silencio de los corderos' que recordamos como "Hola, Clarice" de Hannibal Lecter a la joven aspirante a ingresar al FBI. Pero su saludo es en realidad un simple "Buenos días".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 3

#1
18-10-2017 / 17:01
Lector
Puntuación -1

La mayor bazofia leída en mi vida... por esto os pagan? De verdad os consideráis periodistas?

#2
18-10-2017 / 17:05
-
Puntuación 12

"Nos han enculado. Los Jordis"

#3
18-10-2017 / 22:00
ZP HIJO DE UNA PERRA
Puntuación 11

"YO TENGO MUCHO TALANTE"

(ZAPA TERO, EX-PRESIDENTE POR ACCIDENTE Y DELINCUENTE EN ACTIVO)

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.